Sheinbaum lamenta muerte de Mario Molina: 'se nos fue un grande, un luchador ambiental”

jueves, 8 de octubre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (apro). - El legado del Premio Nobel de Química Mario Molina “no solamente es científico, sino es el uso de la ciencia para apoyar la restauración de nuestro planeta, de los recursos naturales y del medio ambiente”, aseguró la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum.

En una especie de breve homenaje a quien fuera su maestro y coordinador científico en el Panel Intergubernamental de Cambio Climático de la ONU, agregó que “fue un luchador por los temas ambientales, es decir, el aplicó el conocimiento científico para ayudar a resolver los problemas ambientales del planeta, de nuestro país, de nuestra ciudad en particular, o de la Zona Metropolitana del Valle de México”.

Este miércoles, tras la noticia del fallecimiento del ingeniero químico a los 77 años debido a un infarto, la mandataria capitalina escribió en su cuenta de Twitter: “Falleció un grande. Mario Molina. Premio Nobel de Química” y manifestó su “cariño a sus familiares, alumnos y amigos”.

Debes leer: Mario Molina, el mexicano que predijo el adelgazamiento de la capa de ozono

Esta mañana, al término de una visita de trabajo en Xochimilco, volvió a recordarlo: “tuve la gran fortuna, la verdad, de poder trabajar junto al doctor Molina como maestro, como coordinador de un grupo de trabajo que se hizo a finales de los noventas para estudiar y definir criterios para la disminución de la contaminación atmosférica de la ciudad”.

Rememoró que, cuando fue secretaria del Medio Ambiente en el año 2000, en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador en el Distrito Federal, “colaboramos de manera muy estrecha, se hizo este megaproyecto muy, muy importante de investigación con distintas instituciones la UNAM, el ‘Poli’, el Instituto Mexicano del Petróleo e instituciones de educación de investigación de Estados Unidos, el proyecto ‘Milagro’, que dio resultados muy, muy importantes para disminuir la contaminación atmosférica de la ciudad”.

Veinte años después, destacó que el ingeniero-químico de la UNAM recientemente publicó un artículo relacionado con los aerosoles y la transmisión del covid-19 a través de aerosoles. Eso, dijo, “fue justamente, entre otras razones, lo que generó que la Organización Mundial de la Salud reconociera la importancia del uso del cubrebocas”.

De hecho, subrayó que el científico participó en su videoconferencia de prensa para hablar de ese tema, el pasado 15 de junio. Fue en ésta donde recomendó el uso del cubrebocas para evitar el contagio de covid-19.

Sheinbaum Pardo reiteró: “Se nos fue un grande, la verdad, porque el doctor Molina, no solamente fue un gran científico y deja un legado en términos de la ciencia atmosférica enorme”.

Al hacer un breve recorrido por la trayectoria del científico universitario, la mandataria capitalina detalló que la distinción para Molina Pasquel y Henríquez con el Premio Nobel de Química en 1995, fue por su investigación relacionada con la disminución de la capa de ozono en la estratósfera. Luego, dijo, se dedicó a que en la Organización de Naciones Unidas se trabajara el Protocolo de Montreal.

“Lo que hizo fue poner un límite a los clorofluorocarbonos que son precisamente los que destruyen la capa de ozono y que se eliminara la producción de estos gases. Y gracias a ello, comenzó a recuperarse la capa de ozono en el planeta”, añadió.

Tiempo después, siguió, estuvo vinculado con el Protocolo de Kioto y en el Panel Intergubernamental de Cambio Climático de la ONU, “trabajando muchísimo para la reducción de gases de efecto invernadero y sus investigaciones y también para la contaminación atmosférica”.

Al final de la exposición, aseguró que el legado de Mario Molina “no solamente es científico, sino es el uso de la ciencia para apoyar la restauración de nuestro planeta, de los recursos naturales y del medio ambiente”.

El 20 de febrero de 2019, Mario Molina acudió al Antiguo Palacio del Ayuntamiento para anunciar, junto con la jefa de gobierno, que el Centro Mario Molina trabajaría de la mano en el nuevo plan de calidad del aire y cambio climático para la capital del país.

Comentarios