Corren de Tepito a líder cristiano por predicar sobre Jesús frente a altar de la Santa Muerte

jueves, 27 de agosto de 2020
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- “Manito, discúlpame, aquí no”, pidió una señora al acompañante y traductor de Phillip Blair, líder de la organización cristiana Torch of Christ Ministries, quien acudió al barrio de Tepito para predicar a nombre de Jesucristo, enfrente de un altar ofrecido a la Santa Muerte. Dos hombres y una mujer corrieron al predicador, a quien exigieron respeto y que dejara de hablar del hijo de dios. En un video difundido el domingo 23 en el canal de YouTube de Torch of Christ Ministries, el predicador extranjero, acompañado de su traductor, quien lo grabó durante su visita al barrio bravo de la alcaldía Cuauhtémoc: dijo: “Muchos se arrepintieron en algunas de las calles más peligrosas de la Ciudad de México”. Y así fue su perorata: “Dios los bendiga mis amigos. Los bendecimos en el nombre de Jesucristo. Estamos aquí para decirles que los amamos y nos importan, pero también venimos a decirles que Jesucristo es la luz que brilla en todos los lugares oscuros. Un día vamos a morir, nuestra vida en este mundo va a pasar y cuando eso pase nuestra alma se va a ir al infierno o al cielo. Esta es una cosa cierta. Y creo, con toda mi alma, que la única manera de la vida eterna es a través de Jesucristo”. Una señora con cubrebocas se acercó a decirle al traductor: “Manito, discúlpame, aquí no”, pero el predicador siguió: “Aquí es el día de su salvación, aquí es el día de la…”. Fue interrumpido por la mujer que insistió: “no, no, no, no”. No hubo escucha y siguió: “En el día de su salvación, ustedes no necesitan a la Santa Muerte, necesitan a Jesucristo”. La señora seguía diciendo que ‘no’, mientras empujaba al extranjero. “I love you, I love you”, gritó éste, a quien un hombre detuvo y le pidió que se fuera. En la grabación se escucha a alguien decir: “no me toques”, y la señora: “muestra respeto”. El mismo hombre que lo jaloneó dijo: “respete güey, ¿qué mamadas dice?”, y de un manotazo le quitó el micrófono con auricular. “En nombre de Jesucristo. Venimos en paz. Dios los bendiga”, señaló el hombre que acompañaba al predicador extranjero. Y éste, mientras lo corrían del lugar, entre empujones, hablaba de dios y daba bendiciones. “Jesuschrist is life my friends” “Jesucristo es la vida, mis amigos”, repitió el acompañante. “Arrepiéntanse de sus pecados. Arrepiéntete de tus pecados México. Jesús es vida, la vida conquista a la muerte. Rompamos toda maldición en el nombre de Jesús. Contra el espíritu de la muerte, amén”. Continuó: “Pedimos que se quite la muerte sobre la Ciudad de México. ¡No más! Bendecimos esta tierra. Bendecimos esta ciudad. Jesús es el camino. Santo Padre, te pido que rompas el poder de la Santa Muerte sobre este lugar. Te pido que tu luz brille en estos lugares oscuros. Te pido que rompas las maldiciones y la brujería y nos enseñes a amarte en la manera que tú nos amas. Enséñanos a conocerte señor, quita por favor el sufrimiento y el dolor. Sana nuestras almas, señor. Estamos cansados y rotos. Estamos desesperados por respuestas. Señor, ayúdanos a derribar los ídolos. Ayúdanos a dejar la falsa religión y la brujería. Ayúdanos a abandonar la brujería. Ayúdanos a caminar hacia la luz, así como tú estás en la luz. Rompamos el poder de la Santa Muerte en nombre de Jesucristo. No más. “Rompemos el poder de la Santa Muerte. En el nombre de Jesucristo, no más violencia, no más muerte, no más odio, no más. Abandona el pecado, México. Arrepiéntete de tus pecados. Dale tu corazón al dios vivo. No necesitan espíritus de muerte. No necesitan juntar a las fuerzas demoniacas, Jesús es el camino, Jesús es la respuesta; además, sólo Jesús puede traer vida, nos dio la vida eterna, amor eterno, él es el príncipe de la paz. Rey de Reyes, Señor de Señores y lo glorificamos, venimos a compartir el evangelio, no tenemos miedo de los demonios, confiamos en Dios, te amamos amigo, queremos que encuentren la paz –lanzó mientras caminaba entre personas que lo miraban, incrédulas--. Solo hay un nombre bajo el cielo por el cual podemos rezar y su nombre es Jesús. Lo glorifico. Oh señor, oramos a ti desde los extremos de la ciudad. Para terminar, agregó: “Rompimos las maldiciones que están sobre esta tierra. Ordenamos a todas esas religiones que se sequen porque tenemos la victoria (en español). En el nombre de Jesucristo. No más dioses falsos. No más decepción. No más dolor, tu puedes encontrar vida en Jesucristo, pero tienes que correr hacia él. Te amamos. Un día vamos a estar delante de Dios y vamos a rendir cuenta de nuestras vidas, tu padre y tu madre no van a estar ahí contigo, vas a estar tú solo, tú sola”. En su cuenta de Facebook, Blair compartió el video, así como sus idas a predicar por la Ciudad de México. En uno señaló: “Predicando por Chinatown, Ciudad de México”.

Comentarios