Fiscalía de la CDMX

Fiscal ofrece disculpa pública por el transfeminicidio de Paola Buenrostro en CDMX

Ayer, en la colonia Tabacalera, Godoy Ramos aseguró que la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México reconocía públicamente los actos de agravio cometidos, y que Paola Buenrostro fue víctima de un crimen de odio.
viernes, 1 de octubre de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Cinco años después del transfeminicidio de Paola Buenrostro y la violación a los derechos humanos de Kenya Cuevas, la fiscal general de Justicia de la Ciudad de México, Ernestina Godoy, ofreció una disculpa pública a su familia social por la “actuación negligente, discriminatoria y carente de empatía” por parte del personal que en ese momento era responsable de procurar justicia.
          
Paola fue asesinada el 29 de septiembre de 2016 en la alcaldía Cuauhtémoc, a la altura de Puente de Alvarado e Insurgentes. Según los reportes, como sexoservidora subió al automóvil de un hombre, pero cuando éste se dio cuenta que era una mujer transexual, le disparó con un arma de fuego.

Su amiga Kenya, activista por los derechos de la comunidad trans, estaba con Paola minutos antes del crimen. Cuando trató de denunciarlo, autoridades policiacas violaron sus derechos humanos por negarse a aplicar la perspectiva de género y un enfoque diferenciado en la investigación. El procurador general era Rodolfo Ríos.
            
El 19 de junio de 2019, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) emitió la recomendación 02/2019 contra la PGJ local por la falta de debida diligencia, aplicación de perspectiva de género y enfoque diferenciado. Un mes después, la dependencia –ya dirigida por Godoy Ramos-- aceptó la medida y se comprometió a realizar un acto público de disculpa y reconocimiento de responsabilidad.
           
Ayer, en la colonia Tabacalera, Godoy Ramos aseguró que la Fiscalía General de Justicia (FGJ) de la Ciudad de México reconocía públicamente los actos de agravio cometidos, y que Paola Buenrostro fue víctima de un crimen de odio, revictimizada por una actuación negligente, discriminatoria y carente de empatía del personal que era responsable de procurar justicia.

Agregó que durante la investigación “hubo diversas omisiones que evidenciaron la falta de diligencia y se presentaron deficiencias que trascendieron en la determinación de no vincular al imputado. No obstante, la víctima directa, Kenya Citaly y su equipo jurídico pidieron que se investigara como crimen de odio el trasfeminicidio, pero el agente del Ministerio Público se negó a ello”.

La fiscal reconoció a Kenya Cuevas Fuentes como promotora defensora de los derechos humanos de personas transexuales y agregó que la Fiscalía realizó diversas acciones tendientes a garantizar la no repetición y medidas de satisfacción, compensación y rehabilitación, como la inscripción de la afectada en el Registro de Víctimas de la Ciudad de México. 

Y recordó que la entonces Procuraduría a su cargo emitió el acuerdo A/018/2019 por el que se creó la Unidad de Análisis y Contexto para la Investigación de Delitos Sexuales, así como otros vinculados a la violencia de género para garantizar que no se repitan las violaciones a derechos humanos por las que Paola y Kenya fueron víctimas.

De paso, informó que de enero de 2019 a la fecha se han implementado 3 mil 498 acciones de formación y capacitación en las que ha participado personal ministerial, pericial y policías de investigación.

Godoy y Cuevas develaron una placa para honrar a Paola Buenrostro, de quien –dijo la fiscal-- es importante reivindicar su memoria “porque los crímenes de odio deben ser perseguidos y los culpables, castigados”. 

En su discurso, Kenya Cytlaly Cuevas Fuentes resaltó que la muerte de Paola se convirtió en el “primer transfeminicidio reconocido públicamente”. Y reiteró que, tras los cinco años transcurridos del crimen, el agresor fue liberado “por falta de pruebas”, mientras que los testimonios de sus compañeras fueron desestimados.

 

Comentarios