Presiona EU en la ONU para lograr una amenaza de guerra contra Irak

martes, 1 de octubre de 2002
Washington - En otro claro acto de unilateralismo y arrogancia, el Secretario de Estado estadunidense Colin Powell, amenazó con vetar el regreso de los inspectores de armas de las Naciones Unidas (ONU) a Irak, si antes en el Consejo de Seguridad del organismo no se aprueba una resolución que amenace a Saddam Hussein con ataque militar al menor incumplimiento de los caprichos y condiciones del presidente George W Bush "Creemos que en esa resolución debe haber una declaración sobre las consecuencias que podrían fluir ante continuas violaciones", declaró Powell en una sorpresiva conferencia de prensa orquestada de último minuto para enturbiar el acuerdo tentativo alcanzado en Viena entre el gobierno de Irak y Hans Blix, el nuevo jefe del equipo de inspectores de armas de la ONU Powell aseguró que la administración Bush no permitirá que Blix y sus colegas regresen a Bagdad bajo la reglas establecidas en el viejo régimen de resoluciones, de 1991 Así, Estados Unidos marcó su posición con respecto a la necesidad de trabajar con los 15 países miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, en la formación de un mandato que advierta a Saddam Hussein, que ante el menor indicio de incumplimiento con el equipo de Blix, Estados Unidos no escatimará ni pedirá permiso, para actuar de manera unilateral, si no se logra rápido un acuerdo internacional, para castigar a Hussein con una nueva guerra cuyo costo, de acuerdo con la oficina presupuestal del Congreso federal estadunidense, sería de unos 33 mil millones de dólares que tendrían que salir de los contribuyentes estadunidenses Eso sin tomar en cuenta los gastos para la reconstrucción de Irak que recaerían en Estados Unidos y Gran Bretaña Powell, que trató de minimizar el compromiso de Blix con Irak en Viena, señaló que lo que hizo el jefe de los inspectores de la ONU fue establecer las modalidades del regreso a Bagdad, tomando en cuenta que en diciembre de 1998 los inspectores fueron expulsados por Hussein cuando solicitaron revisar los palacios del dictador iraquí Funcionarios de las Naciones Unidas dijeron que la oposición de Bush al acuerdo de Viena, se dio porque no quedó estipulado el condicionamiento de que Blix y sus compañeros entrarían sin restricciones a los palacios de Hussein en Irak, donde según la Casa Blanca, se esconden armas químicas y biológicas "Como saben, hay otros miembros del Consejo de Seguridad que prefieren afrontar el tema de las consecuencias con una resolución separada, tiene el derecho a este punto de vista, lo discutiremos en el seno del Consejo de Seguridad, pero ya tenemos nuestra posición y es la que sostendremos", enfatizó Powell Francia, China y Rusia quieren darle por lo menos dos meses de plazo al equipo de Blix para que corrobore o rechace las acusaciones armamentistas de Bush contra Hussein En caso de que exista un indicio de armas de destrucción masiva o de obstrucción de Irak a los inspectores, estos tres países miembros permanentes del Consejo de Seguridad proponen que entonces se negocie otra resolución, que amenace a Irak con un ataque militar, pero multilateral y no unilateral como quiere Bush Powell rechazó la idea señalando que el presidente Bush ya tomó su decisión, y que esperarán el reporte que dará Blix el jueves al Consejo de Seguridad Tomando también en cuenta que el propio presidente de los Estados Unidos advirtió al Congreso de su país que no aceptará un proyecto de ley que lo "ate de manos" en términos de su decisión para ordenar un ataque militar a Irak a lo hora que lo considere necesario y justo