Confía EU en conseguir que México cambie su posición sobre Irak

miércoles, 30 de octubre de 2002
Washington (apro)- Estados Unidos confía en poder convencer al gobierno de México de que cambie su postura en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU), ante el proyecto de resolución sobre el caso de Irak diseñado por la Casa Blanca cuyo lenguaje bélico es una amenaza de un ataque militar, unilateral o multilateral contra Saddam Hussein si no acata los mandatos también formulados por la administración de George W Bush "Vamos a ver, el presidente (Bush) y el presidente (Vicente) Fox hablaron de este asunto, las consultas continúan", declaró Ari Fleischer, el portavoz de la Casa Blanca En Los Cabos, Fox, ante la ausencia de un interés de Bush de por lo menos hablar del asunto de un eventual acuerdo migratorio bilateral, dejó en claro que el gobierno de México no comulga con la política de Estados Unidos en la ONU y que se apega más al lenguaje de la propuesta de Francia y Rusia, que aunque no se ha presentado formalmente ante el Consejo de Seguridad, reconoce que debe ser la comunidad internacional y no la política exterior de un país, la que debe determinar qué hacer con un país, en este caso Irak, si no cumple con un mandato referido a la eliminación de armas de destrucción masiva Paris y Moscú hablan de la integración de una resolución de dos vías, una para que regresen a Bagdad los inspectores de armas encabezados por Hans Blix, respaldados por el Consejo de Seguridad para realizar su labor sin condicionamientos y sin restricciones por parte del gobierno de Hussein Sólo en caso de que Irak viole el mandato, entonces los dos países que junto a China componen el bloque tripartita contrario a Washington, de los cinco países miembros permanentes del Consejo de Seguridad, proponen que el Consejo determine otra medida para confrontar el régimen desobediente, esto es lo que apoya México y los otros nueve países miembros rotantes del Consejo, situación que ha provocado un distanciamiento en la tan sonada presunta amistad entre Bush y Fox Pero Washington no se da por vencido, "confiamos en poder convencer a México y a los demás países del Consejo que se necesita una resolución fuerte para poder hacerle frente a Hussein y acabar con sus programas de desarrollo de armas químicas y biológicas", declaró a Proceso un funcionario del Departamento de Estado En la ONU, las consultas a las que se refirió Fleischer se llevan a cabo a través de las pláticas entre John Dimitri Negroponte, el embajador estadunidense, y Adolfo Aguilar Zinser, el mexicano, "están hablando sobre la situación, las pláticas son a este nivel, desde la reunión del sábado en Los Cabos no ha habido otra conversación entre los presidentes, a nivel ministerial el Secretario (Colin) Powell sólo está consultando con los países permanentes (Gran Bretana, China, Rusia y Francia)", explicó por su parte Sean McCormack, vocero del Consejo de Seguridad de la Casa Blanca La posición mexicana verdaderamente sorprendió a Bush, su administración daba por hecho el voto de México en favor de su proyecto de resolución sobre Irak una vez que se someta a votación, a más tardar la próxima semana, de acuerdo a la versión de diplomáticos de las misiones de los países permanentes en la ONU No sólo la Casa Blanca se sintió ofendida por la posición mexicana, la extrema derecha estadunidense también Un editorial del influyente diario especializado, The Wall Street Journal, demostró el martes la consternación de los radicales de derecha por la negativa de Fox a Bush, achancándosela a la falta de atención de la Casa Blanca al tema de migración que el presidente de México endoso como el objetivo que lograría ante la nueva relación con Estados Unidos que se daría bajo su mandato "La (táctica) de torcer el brazo con lo de Irak solamente convencerá a más republicanos de que nuestros vecinos del sur son más provechosos como piñata política que como aliados Y el señor Bush estaría menos inclinado a arriesgar su prestigio para ayudar al señor Fox", establece el editorial del famoso periódico Y hablando de diarios, obviamente sin mencionar al editorial del Wall Street Journal, Fleischer si trató de enmendar el claro distanciamiento que se denotó en Los Cabos, apoyándose en una caracterización que le dio al encuentro presidencial un despacho publicado el lunes en The New York Times, asegurando que Fox le había dicho directamente que no a Bush "Hubo algunos reportes sobre la reunión, que fueron corregidos en un importante periódico que aceptó haber caracterizado erróneamente la naturaleza de esas plática Éstas continúan, y ya veremos cuál será el resultado final de su curso; esto es algo que México anunciará, no los Estados Unidos", concluyó el portavoz del presidente Bush 30/10/02