Zedillo, involucrado en el Pemexgate, acusa el PRD

viernes, 4 de octubre de 2002
México, D F- En la triangulación de recursos de Petróleos Mexicanos al sindicato y de éste a la campaña presidencial priista, sería absurdo pensar que las decisiones se tomaron sin la máxima autoridad del país, en este caso el Ejecutivo, dijo la presidenta nacional del Partido de la Revolución Democrática, Rosario Robles, al demandar nuevamente que la investigación del "Pemexgate" no se limite a los líderes del gremio La perredista recalcó que es incuestionable que el asunto tuvo que ver con el financiamiento al abanderado del PRI y con los funcionarios de la paraestatal, encabezados por Rogelio Montemayor Seguy, quien debió recibir el consentimiento del entonces presidente de la República, Ernesto Zedillo Ponce de León Robles apuntó que independientemente del origen de los recursos de las campañas de Francisco Labastida Ochoa y Vicente Fox, ellos deben ser investigados Aseveró que debido a que las partidas se manejaron paralelamente a las cuentas que rindieron, ello constituye un delito electoral Respecto al asunto del Ejecutivo, estableció que él mismo tiene la última palabra para aclararlo "Si no hay nada que ocultar, si no hay financiamientos ilícitos, lo mejor que puede hacer es presentar públicamente la información que se le pide para evitar que argucias legales estén sembrando dudas" Pidió que se conozca toda la información sobre el fideicomiso que creó Carlos Rojas Magnón, la lista completa de los integrantes de su asociación y de las aportaciones que se hicieron "Existe la presunción de que puedan existir intereses que hoy quieran cubrir esas fracturas", agregó En cuanto al presunto desvío de recursos en Pemex, la presidenta nacional perredista sentenció que al salir a la luz el caso no solamente se agravió a la paraestatal, sino a la sociedad y a su propio partido, debido a que en las elecciones de 2000 compitió en condiciones totalmente desiguales 04/10/02

Comentarios