Piden campesinos a diputados impedir la liquidación de Banrural

jueves, 5 de diciembre de 2002
México, D F (apro)- A unos días de que la Cámara de Diputados apruebe la liquidación del Banco Nacional de Crédito Rural, trabajadores de esa institución y organizaciones campesinas demandaron el miércoles a los legisladores impedir que con esto se concrete un “Fobaproa del agro”, en el que se beneficie con más de 40 mil millones de pesos a los empresarios del campo Instalados en un plantón permanente en una de las entradas al recinto legislativo de San Lázaro, los trabajadores y pensionados del Banrural se manifestaron en contra de que la iniciativa de ley presidencial sea aprobada “al vapor”, ya que, dijeron, en un lapso mayor a los 15 días el documento fue prácticamente dictaminado sin importar que viola “impunemente” la legislación laboral, puesto que están a punto de quedar sin trabajo más de mil empleados de esa institución, además de que se pretende no cumplir con los derechos de sus pensionados Por su parte, Isabel Cruz, dirigente de la Asociación mexicana de Uniones de Crédito del Sector Social (AMUCSS), se pronunció porque se realicen modificaciones a la iniciativa de ley que crea la Financiera Rural, ya que ello afecta, manifestó, a 32 millones de habitantes que viven en 190 mil localidades del país sin acceso a servicios financieros, donde no hay Bancos y existe un escaso desarrollo de la banca social En nombre de otras 11 organizaciones del campo, la especialista se pronunció porque el Banrural sea sustituido por la fusión del FIRA –un fideicomiso del Banco de México relacionado con el campo-- y la nueva financiera, con el fin de evitar que la nueva banca no surja pobre de recursos para los campesinos y, en cambio, exista otra que fomente a la elite de los grandes agricultores Pidió también la creación de un sistema financiero basado en las organizaciones de los propios campesinos, por lo que se requiere de mil 500 millones de pesos con el objeto de constituir un fondo especial de fomento a intermediarios en el agro nacional Isabel Cruz demandó que la nueva banca para los campesinos se defina claramente como de “segundo piso”, que otorgue financiamientos a largo plazo y que se modifique el consejo directivo que propone el presidente de la República, debido a que está integrado por las mismas instituciones y organismos que llevaron a la quiebra al Banrural Según Isabel Cruz, existen en el país 45 millones de unidades de producción rural, con una gran diversidad de necesidades financieras para su desarrollo y competitividad, así como de pequeñas y medianas empresas orientadas a la integración de cadenas agroalimentarias Explicó que la economía rural es mayoritariamente de tipo familiar, donde el crédito no es el único servicio financiero que requiere, sino que, además, es necesario impulsar el ahorro En ese sentido, la propuesta de liquidación del sistema Banrural por una financiera, debe estar inserta en un conjunto más amplio de reformas institucionales Afirmó, además, que de acuerdo con el proyecto de Vicente Fox es inaceptable desde todo punto de vista ético, político y económico, el otorgamiento de cuotas de poder político a organizaciones rurales en la composición del consejo directivo de la financiera, siguiendo “el más puro estilo prisita”, ya que se dan dos puestos a la Confederación Nacional Campesina (CNC), mientras que las organizaciones independientes, que no son corporativas, se mantienen ignoradas por completo 04/12/02

Comentarios