Renuncia Paul O'Neill, secretario del Tesoro estadunidense

viernes, 6 de diciembre de 2002
Washington - A petición del presidente de Estados Unidos, George W Bush, el secretario del Tesoro, Paul O´Neill, y el jefe del Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca, Larry Lindsey, renunciaron a sus cargos Ninguno de los dos funcionarios ofreció una explicación a su salida, pero ambos habían sido considerados por varios expertos como eslabones débiles en el equipo económico de Bush El anuncio fue hecho por el portavoz presidencial, Ari Fleischer, quien confirmó que ambas renuncias fueron solicitadas por el mandatario estadunidense con lo cual se espera un reacomodo total del gabinete económico, y agregó que “el presidente Bush y el pueblo estadunidense agradecen el trabajo que el secretario O´Neill y Lindsey realizaron por los intereses del país Ambos sirvieron bien y hábilmente al presidente” Las dimisiones de O´Neill y de Lindsey se harán efectivas en las próximas semanas, luego de que el presidente Bush dé a conocer los nombres de los candidatos a reemplazarlos en el gabinete presidencial Dos horas antes de la renuncia de O´Neill, el Departamento del Trabajo anunció que la tasa de desempleo había aumentado inesperadamente en noviembre a 6 por ciento, contra 5 por ciento en octubre Además el viernes pasado, el mismo departamento anunció que la economía de Estados Unidos había suprimido 40 mil empleos el mes anterior Las cifras de noviembre resultan alarmantes, luego de que los analistas habían establecido una media en la tasa de desempleo de 58 por ciento El secretario del Tesoro es el segundo funcionario de alto rango del equipo económico en presentar su renuncia en las últimas cuatro semanas El presidente de la Comisión de Valores, Harvey Pitt, dejó su cargo el día de las elecciones de término medio Paul O´Neill, de 67 años, señaló en su carta de renuncia a George W Bush que “ fue un privilegio servir a la nación durante estos tiempos de reto, le agradezco la oportunidad que me dio de servir a los intereses del país”, en alusión a la recesión que golpeó a la economía estadunidense el año pasado y a los atentados del 11 de septiembre de 2001 O´Neill fue llamado a dirigir el Tesoro de los Estados Unidos, cuando era presidente de Alcoa, la primera empresa mundial en aluminio Y esta mañana, abandonó la ciudad de Washington para dirigirse a su casa en Pittsburgh El departamento del Tesoro informó que O´Neill habría dicho: “Hay muchas otras cosas más importantes que hacer en la vida” En cuanto a Larry Lindsey, de 48 años y profesor de economía en Harvard, entre otras actividades, había previsto su caída luego que predijo públicamente que los costos de la guerra contra Irak podrían alcanzar los 200 billones de dólares, estimación muy por arriba de las que circulaban en ese tiempo 06/12/02

Comentarios