Sistemática, la práctica de la tortura en los cuerpos de seguridad: CDHDF

lunes, 8 de abril de 2002
México, DF - "La tortura sigue siendo una práctica sistemática de los cuerpos de seguridad No se ha erradicado", aseguró el presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, Emilio Alvarez Icaza, quien además informó que en la capital mexicana se ha detectado un incremento en el registro de casos de tortura, posiblemente debido a que se han mejorado los criterios para medir la incidencia de esta práctica Así, en el marco de una creciente importancia para detectar y combatir la tortura como parte de la causa de los derechos humanos, Alvarez Icaza dijo que la dependencia a su cargo establecerá mesas de trabajo con la Procuraduría y la Secretaría de Seguridad Pública de la ciudad En tanto, la semana pasada, el titular de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, José Luis Soberanes, dio arranque a un programa piloto de medición de la tortura y se comprometió a poner en marcha un sistema abierto de información sobre la situación de los derechos humanos en México El organismo nacional defensor de los derechos humanos precisó que el sistema de información será parte del soporte técnico necesario para la elaboración de un diagnóstico nacional en materia de tortura, malos tratos, abuso de autoridad, privación ilegal de la libertad, indígenas, migrantes, ejercicio indebido del servicio público e incumplimiento de funciones públicas Este domingo, Alvarez Icaza apuntó que al interior de la dependencia que encabeza, al adoptarse estándares internacionales para medir la tortura, se ha detectado un aumento de este tipo de casos en la capital Este año se han registrado 36 casos, en tanto que el año pasado se asentaron siete El repunte de la tortura, dijo, podría deberse no a que en realidad haya más casos, sino a que los que siempre se han dado ahora se registran, pues los nuevos parámetros son mucho más estrictos y apegados a la norma dictada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos Del proyecto de la CNDH, dijo que pretende establecer indicadores para determinar las diferentes formas y métodos, alcances, instrumentos, momentos y razones para medir la tortura Esta práctica, señaló, se practica de forma "sistemática" dentro de los cuerpos policiales de la capital y no debe confundirse con la actitud "enérgica" necesaria para someter a un delincuente "La policía tiene que actuar enérgicamente con un delincuente y la CDHDF demanda eso, pero tiene que ser dentro del marco del respeto a la ley No es justificable el uso indebido de la fuerza La autoridad tiene que intervenir, pero lo que es un hecho es que no se pueden justificar las lesiones y los daños cuando el sospechoso ya está detenido y no ha sido presentado ante el juez", dijo En este sentido, señaló que el momento que "privilegia" a la tortura es el que media entre la detención de un presunto delincuente y su presentación ante el juez Muchas veces no existe una orden judicial y ese lapso es aprovechado para fabricar delitos y sacar confesiones obligadas La tortura, definió, es "el daño físico o psicológico cometido por la autoridad contra una persona y la finalidad con la que se ejerce puede ser atribuible a distintos motivos, como el obtener una declaración" o influir en ella07/04/02

Comentarios