Exige el PAN que Sánchez Anaya pruebe sus aseveraciones y Paredes su inocencia

jueves, 25 de julio de 2002
Tlaxcala, Tlax - "Sí se me entregó dinero para financiar las campañas municipales" del PRI en 1992, ratificó el gobernador de Tlaxcala, Alfonso Sánchez Anaya, expriista y ahora perredista Así, admitió de nueva cuenta que cuando fue funcionario del gobierno de Beatriz Paredes Rangel desvió, por órdenes superiores, recursos para financiar a su entonces partido Apuntó que también recibió dinero cuando fue presidente del PRI de Tlaxcala en 1988 En ese año, durante los comicios municipales, recibió dinero del gobierno de Paredes para apoyar las campañas priistas locales "Recibí financiamiento para varias organizaciones Las cantidades y las partidas no las recuerdo, pero fue para apoyar a la CNOP, a la CNC y a la CCI, básicamente", admitió en entrevista Los financiamientos no sólo ocurrieron en el gobierno de Paredes, también se dieron, puntualizó, en otros estados "En Tlaxcala era una normatividad establecida, era algo que todos los tlaxcaltecas sabían, que todos los mexicanos sabían, que el gobierno financiaba al PRI" En reacción a estas declaraciones, hechas desde el martes y ratificadas el miércoles, los diputados federales del PAN exigieron al gobernador comprobar sus acusaciones en contra de Paredes Rangel y Samuel Quiroz de la Vega, quien fungió como gobernador interino cuando Paredes se fue como embajadora a Cuba El diputado Alejandro Zapata cuestionó el hecho de que el mandatario estatal quiera culpar a la diputada Paredes Rangel de un ilícito del cual no está exento No permitiremos que estas declaraciones se den "tan a la ligera", advirtió Sánchez Anaya deberá probar sus aseveraciones y Paredes Rangel su inocencia, dijo "Esta ocasión no se trata de una filtración, ni de un declarante anónimo, se trata de acusaciones de un gobernador que la involucran en un hecho penoso", aseveró En tanto, se informó que el Congreso de Tlaxcala iniciará una investigación para deslindar responsabilidades en torno a la aceptación pública de Sánchez Anaya respecto a que cuando fungió como secretario de Finanzas en el gobierno de la actual presidenta de la Cámara de Diputados, Beatriz Paredes Rangel, entregó recursos estatales al PRI Por su lado, el diputado priista Alfonso Sánchez Manzanilla dejó entrever que Sánchez Anaya podría haber incurrido en actos ilegales al desviar dinero sin haberlo denunciado en su oportunidad, por lo que la Comisión de Finanzas de la actual Legislatura revisará esas transferencias A su vez, el delegado del CEN priista en Tlaxcala, Ascensión Orihuela Bárcenas, se mostró molesto "No tengo palabras, es un cínico pues además de admitir que entregó dinero para el PRI, admite que recibió dinero como presidente Para nosotros es un delincuente confeso y vamos a pedir juicio político en contra suya, juicio político, sí señor" Sánchez Anaya, quien renunció al PRI después de 38 años de militancia, cuando su partido lo desairó como candidato a gobernador en 1998, aceptó que como secretario de Finanzas entregó 500 millones de viejos pesos a dirigentes priistas, en el interinato que ocupó Samuel Quiroz de la Vega "Yo sólo recibía instrucciones superiores y las cumplía", se deslindó el mandatario tlaxcalteca al aceptar implícitamente que entre las personas que recibieron recursos estatales se encuentran el exdelegado del CEN del PRI, Joaquín Contreras Cantú, y los exdiputados Ubaldo Velasco Hernández y Sergio Pintor Castillo, así como organizaciones políticas y sociales a afines al priismo Por lo pronto, la Comisión de Finanzas de la Legislatura local analizará no sólo ese caso, sino que incluso se revisarán las transferencias por 85 millones de pesos que bajo el rubro "deudores diversos" realizó el gobernador Alfonso Sánchez Anaya, de enero a mayo de este año, para favorecer a organizaciones, dirigentes perredistas y funcionarios públicos afines a su administración24/07/02