Pretenden aprobar Ley de Bioseguridad en beneficio de empresas: Greenpeace

jueves, 2 de diciembre de 2004
* Promueve el cultivo indiscriminado de productos transgénicos, acusa * Pone en riesgo especies nativas, como el maíz, advierte México, D F, 1 de diciembre (apro)- El Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda) y Greenpeace denunciaron la intención de legisladores de la Comisión de Ciencia y Tecnología de aprobar la Ley de Bioseguridad para Organismos Genéticamente Modificados (OGM) tal y como está, pese a que no cuenta con el consenso de los perredistas En una reunión que sostuvieron el martes los miembros de dicha comisión, el priista Ulises Adame, presidente también de la subcomisión que discute esta propuesta de ley, dijo estar en favor de pasar la iniciativa tal y como está planteada, sin respetar los acuerdos tomados en las discusiones previas, en las que se subrayaron “errores” de la minuta “El presidente de la Comisión de Ciencia y Tecnología, el priista Julio César Córdova, mantuvo la misma posición que Adame”, acusaron las organizaciones “La minuta ni siquiera considera las recomendaciones derivadas del estudio Maíz y Biodiversidad, elaborado por la Comisión de Cooperación Ambiental de América del Norte (CCA) y que es el más importante a nivel mundial sobre el impacto de los transgénicos en un centro de origen Por lo tanto, solicitamos a los diputados integrantes de la subcomisión dictaminadora que efectúen un análisis más profundo de la ley”, mencionó Pablo Uribe, coordinador de litigio del Cemda En un comunicado, Greenpeace apuntó las deficiencias de esta iniciativa, entre las que destacó la insuficiente protección de los centros de origen y de diversidad, y de áreas naturales protegidas (ANP) Señaló que la iniciativa socava y nulifica el Protocolo de Cartagena; fomenta la investigación en biotecnología cuando sólo debe fomentar la investigación científica y tecnológica en bioseguridad; no establece un procedimiento claro y abierto de consulta pública; no contempla la obligación de avisar a las comunidades locales próximas a los campos donde se pretende liberar OGM, y no incluye precauciones para proteger cultivos agroecológicos próximos a campos donde se pretendan sembrar organismos genéticamente modificados Tampoco da a estados y municipios la facultad de conocer el proceso completo de la liberación de los OGM, desde la petición de autorización hasta el involucramiento en la toma de decisiones Sólo son considerados en la etapa de monitoreo y vigilancia (artículos 25 y 26); no establece el etiquetado de alimentos transgénicos, entre otros puntos “Queremos una ley de bioseguridad de interés público, no un instrumento para la promoción de los cultivos transgénicos”, aclaró Colín Ambas organizaciones llamaron a los diputados a revisar la iniciativa de manera exhaustiva, “para que esta ley no se convierta en una patente de corso para las transnacionales” “Tal como está escrita es una ley que favorece exclusivamente a las empresas productoras de los transgénicos Es un cheque en blanco para que liberen transgénicos a todas las escalas en nuestro país, incluyendo maíz, grano del que somos centro de origen y diversidad”, afirmó María Colín, asesora legal de la campaña de ingeniería genética de Greenpeace

Comentarios