Reprueba el Prodh al gobierno de Fox

jueves, 23 de diciembre de 2004
* El organismo señala que a cuatro años de la alternancia el país está frente a la continuidad de un modelo que profundiza las desigualdades México, D F, 22 de diciembre (apro)- El Centro de Derechos Humanos "Miguel Agustín Pro Juárez" destaca que a cuatro años de la alternancia, nos hallamos frente a la continuidad de un modelo de país que profundiza las desigualdades, la iniquidad distributiva, el empobrecimiento, la poca inversión productiva; al aumento de la migración y el aumento de las remesas hasta romper récords históricos Más aún, nos enfrentamos a la falta de empleo, el bajo nivel de ingreso y a la imposibilidad de acceder cada vez más a servicios básicos universales, de calidad y que, además, son derechos humanos; y en particular, la progresiva privatización de la seguridad social con los cambios en el régimen de pensiones y jubilaciones y la lenta privatización de diversos derechos económicos y sociales Al dar a conocer su balance general de los derechos humanos en México durante 2004, el organismo no gubernamental sostiene que por el proceso de elaboración, por su metodología y contenidos, el Programa Nacional de Derechos Humanos propuesto por el Ejecutivo federal no se sustenta como un consistente programa que se plantee la construcción de una política de Estado en razón de las garantías elementales Aunque reconoce como avance el cambio retórico en el discurso del Ejecutivo federal en comparación con los sexenios priistas anteriores, y a la firma de instrumentos internacionales de derechos humanos, dice que no hay nada más que se pueda rescatar Apunta que en el escenario nacional no encontraron datos, o signos que alienten a creer que avanzamos hacia un fortalecimiento o consolidación de la democracia, amplia, participativa, entendida justo como aquellas posibilidades reales para toda la población de acceder a sus satisfactores fundamentales: sus derechos humanos A pesar de que los indicadores macroeconómicos hablan de cierta estabilidad y crecimiento, sostiene que para la mayoría de la población no se ha traducido en bienestar en la vida cotidiana, que es como se ejercen los derechos El balance del Prodh subraya que al finalizar este 2004 tenemos, entre muchas otras situaciones, una grave y significativa falta de empleo y el porcentaje de la población que tiene trabajo formal ha tenido que sacrificar derechos para mantenerlo El acceso a la educación pública de calidad también se suma a la precariedad que enmarca los derechos humanos, y que como se observa, no constituyen hoy por hoy significativas prioridades para el gobierno mexicano "Como nunca en nuestra historia reciente, vivimos un clima político enrarecido y claramente marcado por una sucesión presidencial adelantada, con todas las repercusiones expresadas en el enfrentamiento entre poderes del Estado, al interior de cada uno de los tres partidos políticos, el fortalecimiento de cacicazgos locales y regionales, y dispersos intentos de articulación y convergencia entre diversos movimientos sociales", apunta Además de que constató un endurecimiento de la sociedad ante la sensación de inseguridad y pobreza, viviendo insatisfecha con el gobierno "del cambio" "Hay apatía política, desencanto, abstencionismo, mediatización de la vida política social; polarización, manifestaciones --a veces violentas-- que en su gran mayoría no son escuchadas, o no hay respuesta positiva que satisfaga las demandas, lo que agudiza el descontento, tensión y resentimiento social y una grave percepción hacia los defensores de derechos humanos como ?defiendedelincuentes?, cuya imagen conviene, por supuesto, a las autoridades", precisa "Registramos ?añade--, la falta de respeto a los espacios o procesos de participación social y ciudadana en las decisiones que toman los gobernantes (sean políticas, económicas, comerciales, sociales, ambientales, culturales, etcétera) y que repercuten en el goce de los derechos humanos; persiste la violencia electoral y política local; impunidad, insatisfacción del derecho a la verdad por los crueles saldos de los regímenes priistas" Según el Prodh, la precariedad política, económica y social, se ve manipulada por el poder de los medios electrónicos que, en la práctica, logran imponer la agenda política, maquillan la realidad del país, explotan los videoescándalos hasta el hartazgo y frenan la posible reforma de la ley federal de radio y televisión En estas circunstancias, es notable el avance de la militarización, no sólo en las principales zonas indígenas ricas en biodiversidad para el control de esta riqueza en manos de empresas trasnacionales, sino también en los cuerpos de seguridad pública en contra de lo recomendado por diversas instancias internacionales, con los resultados ampliamente documentados y denunciados por organizaciones civiles y comisiones públicas defensoras, en torno a violaciones graves de derechos civiles y políticos, puntualiza

Comentarios