Negociar en torno al conflicto limítrofe, propone Campeche

viernes, 23 de abril de 2004
* El gobernador se reunió la víspera con el presidente de la Suprema Corte Campeche, Cam , 22 de abril (apro)- El gobernador Jorge Carlos Hurtado Valdez, quien la víspera se reunió con el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Mariano Azuela, reconoció hoy que la mejor salida al conflicto limítrofe con Quintana Roo y Yucatán es la negociación Aunque el lío limítrofe entre Campeche y Quintana Roo se remonta a varias décadas atrás, se agudizó en 1997, cuando el entonces saliente exgobernador campechano Jorge Salomón Azar García, en un intento por sorprender a su similar quintanarroense Mario Villanueva Madrid, con quien tenía diferencias personales, ordenó la repentina creación del décimo municipio del estado, Calakmul, en los linderos con la vecina entidad, Guatemala y Belice Esa circunstancia movió al gobierno de Villanueva Madrid, hoy preso en el penal mexiquense de máxima seguridad de La Palma, a promover un juicio de controversia constitucional contra el gobierno de Campeche, a fin de reclamar 4 mil 810 kilómetros cuadrados, de los 16 mil 805 que abarca Calakmul De paso, demandó también a Yucatán por una porción territorial menor La controversia en parte descansa en la ubicación del punto trino que define los límites de cada estado Pero el pasado anterior, al enterarse de las presuntas declaraciones del director del Departamento Jurídico del gobierno de Yucatán, Armando Villarreal, en el sentido de que la SCJN lanzó un exhorto a las autoridades de los tres estados involucrados en este conflicto para que traten de negociar una solución amistosa en un plazo no mayor de 30 días, porque el veredicto está próximo a salir, Hurtado Valdez consideró tal versión como una mala interpretación del funcionario yucateco, y ayer mismo realizó una “visita de cortesía” al presidente de la SCJN, a la que llegó acompañado por los titulares de los poderes Judicial y Legislativo del estado, José Ángel Paredes Echavarría y Carlos Oznerol Pacheco Castro, respectivamente, así como por su secretario de Gobierno, Carlos Felipe Ortega Rubio “Hablamos de la conveniencia de que pudiéramos llegar a un acuerdo los tres estados, y le reiteramos el compromiso que tenemos los tres gobernadores y que nos hemos estado reuniendo, que precisamente el lunes aquí en Campeche estaban reunidos los secretarios de Gobierno, analizando posibilidades y propuestas”, reveló hoy aquí, y consideró que el magistrado “lo vio con buenos ojos, nos exhortó a continuar por el camino del diálogo para que podamos buscarle una salida a este asunto, que no resulte algún conflicto para los tres estados” La zona de conflicto El mandatario campechano resaltó que “aquí lo importante, y hay que destacarlo, es que en los tres estados existe total calma en lo relativo a este asunto, que no hay comunidades que estén desatendidas por ello, al contrario Por ejemplo, las que se encuentran en la zona que está dentro de la controversia entre Quintana Roo y Campeche, reciben atención de los dos estados, y lo mismo sucede entre Yucatán y Quintana Roo” “Entonces las poblaciones están en calma, no hay ningún problema en ese sentido, y nosotros estamos haciendo nuestra parte con buena voluntad, con los tres gobernadores, para que podamos encontrar una salida política, pero no existe un plazo al respecto”, sostuvo E insistió respecto de las declaraciones del director jurídico de Yucatán, en que “fue una mala interpretación” “Existe el exhorto en que podamos tratar de resolver de una manera más cordial y responsable entre las tres entidades, al margen de que la Suprema Corte sigue con los trámites correspondientes, sigue en análisis de la cuestión” Consideró que lo ideal sería resolver este problema antes de que concluya el presente año, y aunque dijo que su administración está en total disposición de buscar una salida amistosa, evitó precisar cuál sería la propuesta concreta de Campeche para lograrlo “En su momento lo daremos a conocer, porque estamos analizando varias cuestiones y viendo los pro y los contra No es un asunto fácil, si no ya se hubiera resuelto”, argumentó, y comentó que “el mismo magistrado nos hacía hincapié en lo voluminoso del expediente y lo cuidadoso que se está haciendo todo para no cometer ningún error” “Entonces él manifestó su beneplácito por que estemos atendiendo el asunto entre los estados, y nos exhorta a seguir trabajando en ese sentido, pero la Corte, por su parte, desde luego tiene que seguir con sus trámites mientras no lleguemos a un acuerdo A final de cuentas la resolución de la Corte es la que se tiene que acatar”, aceptó Y destacó que lo importante de este asunto “son dos cosas: la calma que existe entre los estados, que estamos conscientes del problema pero no es un motivo de inquietud de carácter político que pueda generar una inquietud entre la población; y que las comunidades se están atendiendo, no es motivo de desatención por ninguna parte; al contrario, están recibiendo atención doble” Desde el inicio de su gobierno Hurtado Valdez buscó solucionar esta controversia, cuyo litigio lleva ya siete años, mediante el diálogo con sus homólogos de Quintana Roo y Yucatán, Joaquín Hendricks Díaz y Patricio Patrón Laviada, este último de filiación panista De hecho fue exhortado oficialmente por el Legislativo local, a fin de lograr un arreglo conciliatorio entre los tres estados, cuya posibilidad está prevista en el artículo 46 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, bajo el argumento de que “los estados pueden arreglar entre sí, por convenios amistosos, sus respectivos límites, pero no se llevarán a efecto esos arreglos sin la aprobación del Congreso de la Unión" Tal postura del Congreso se dio en virtud de que “nada lesiona más la relación de los pueblos hermanos que la prolongación de un conflicto de intereses que no termine de dilucidarse”, y contrario a la opinión del gobernador, para la 57 Legislatura, la pasada, el conflicto limítrofe “ha propiciado un cierto clima de incertidumbre, especialmente entre los habitantes de los municipios de las tres entidades federativas ubicados en la zona de controversia, estado de ánimo que tiene repercusiones sociales, económicas y políticas en la región” Por ello, se esgrimió, que “la experiencia y el simple sentido común dejan patente que por más justa que sea la sentencia que emita un tribunal, aun aquellos cuya honorabilidad e imparcialidad están fuera de toda duda, como es el caso del más alto tribunal de la nación, siempre provocará en quien resulte vencido sentimientos de inconformidad, rencor y descontento, emociones que si en quienes resultan extraños entre sí son de lamentarse, magnifican sus negativos efectos cuando las partes en disputa son los miembros de una misma familia, como lo somos todos los que habitamos en la Península de Yucatán"

Comentarios