Historia del predio El Encino, según el GDF

viernes, 4 de junio de 2004
México, D F, 3 de junio (apro)- La historia del predio El Encino, de acuerdo con el Gobierno del Distrito Federal (GDF), es la siguiente: En 1969, Federico Escobedo Garduño, Sergio Escobedo Garduño y Federico Escobedo Arias adquirieron el predio El Encino mediante la constitución de un fideicomiso conformado el 22 de junio de 1969 En abril de 1991, por instrucciones del propio Federico Escobedo Garduño, el predio es transmitido a Promotora Internacional Santa Fe, conservando la misma superficie de 83 mil 76285 metros cuadrados En el documento del 91, con fecha 11 de enero, se lee: “El promovente dice que se publicó en el Diario Oficial de la Federación el acuerdo por el que se aprueba la normatividad para la zona especial de desarrollo controlado Santa Fe, delegación Álvaro Obregón y Cuajimalpa, y con motivo del mismo se declara como uso del suelo del predio de mis mandantes denominado El Encino con superficie de cien mil 373516 metros cuadrados” En marzo de 1999 se inscribió en el Registro Público la venta al gobierno federal de 3 mil 205 metros cuadrados del predio, por lo que a El Encino le queda una superficie de 83 mil 76285 metros cuadrados En diciembre de 1998, Federico Escobedo vende 3 mil 205 metros cuadrados del predio al gobierno federal El 10 de diciembre de 1998 se formaliza mediante escritura pública la compra-venta celebrada entre Promotora Internacional Santa Fe, supuesta propietaria del predio, y el gobierno federal, de una fracción de 3 mil 205 metros cuadrados del “Encino” para la construcción de la autopista México-Toluca 10 de noviembre de 2000: se expropia el predio El Encino Diciembre de 2000: el representante legal de la empresa solicita amparo ante la PGR contra la expropiación del predio En el 2000, en el amparo promovido por Promotora Internacional, se ofrecen como pruebas la documental pública que es la escritura 58625 del 24 de abril del 91 La propiedad del predio se inscribió en el folio real 9405432 del Registro Público de la Propiedad Contaba, según el documento, con superficie de 86 mil 968 metros cuadrados 7 de abril de 2004: presentan la misma escritura, cinco días antes de que se cerrara la recepción y desahogo de pruebas En 2004, cuando comparece ante la Procuraduría General de la República, ya tenía varios años que la superficie del predio era solamente de 83 mil 762 metros cuadrados Durante la reconstrucción de la superficie del predio, de conformidad con las escrituras emitidas en 1991 y 1998, el inmueble libra en su parte norte el arroyo de la vialidad “Vasco de Quiroga”, diligencia que en ningún modo fue llevado a cabo por el Ministerio Público como era su obligación, según los artículos 4 y 54 de la Ley Orgánica de la PGR En mayo de 2004, el gobierno capitalino presenta la pericial de topografía ante el juez noveno de distrito, para aportar elementos que le permitan determinar las superficies expropiadas que le pudieran corresponder a la empresa, y que demuestran que el arroyo vehicular de la vialidad “Vasco de Quiroga” se ubica fuera del predio El Encino La contraparte presenta una pericial de topografía de un plano de la empresa Servimet y el polígono denominado “Escobedo”, que corresponde al decreto expropiatorio de fecha 25 de julio 1984, el cual consigna una superficie de más de cien mil metros cuadrados Al hacer la reconstrucción de la superficie expropiada en la parte sur del predio que inicia en la autopista México-Toluca, se encontró que el trazo de la avenida “Carlos Graef Fernández” se proyectó sobre el eje y el derecho de vía de la antigua carretera Corral-Tinajas, así como también abarcó una parte del derecho de vía del tranvía conocido como “Tacubaya-La Venta” El entubamiento del ramal sur Río Tacubaya y la zona federal donde se ubicó el lecho de éste En la carretera Corral-Tinajas, también identificada como “Prolongación Reforma”, la supuesta propietaria del El Encino se aprovechó de la construcción de la autopista para apropiarse de dicho tramo, y lo anterior dio origen a que se expropiara la fracción sur del predio que, indebidamente, reclamó como suya Promotora Internacional Santa Fe El Programa Parcial de Desarrollo Urbano de la Zona de Santa Fe, del 12 de septiembre de 2000, corrobora de manera expresa lo señalado en el último punto, al identificar a la avenida “Carlos Graef Fernández” con la calle Corral-Tinajas Así mismo, el propio Federico Escobedo reconoció la existencia de la vialidad al firmar, en 1983, uno de los contratos de usufructo que le permitiría la explotación y nivelación del banco de arena denominado La Rosita Este mismo reconocimiento se hace del avalúo del inmueble contenido en la escritura de 1991 por medio de la cual Escobedo le transmite la propiedad a Promotora Internacional Santa Fe

Comentarios