"Una sociedad de inequidades no puede llamarse democrática": Rincón Gallardo

viernes, 14 de octubre de 2005
Morelia, Mich , 13 de octubre (apro)- El presidente del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), Gilberto Rincón Gallardo, y el gobernador Lázaro Cárdenas Batel, coincidieron en afirmar que, mientras exista discriminación en el país, no puede haber una democracia plena Ambos firmaron un convenio de colaboración para prevenir la discriminación, el cual contempla, entre otras acciones, promover estudios e investigaciones que permitan diagnosticar los problemas específicos que, en ese rubro, enfrenta la entidad Además, revisar el marco jurídico estatal para, en su caso, realizar y gestionar las adecuaciones necesarias de la ley en materia de no discriminación, y diseñar y promover, en el sector educativo del estado, acciones que favorezcan la inclusión, la atención y la adecuada integración de las personas con discapacidad a la educación formal En su intervención, Rincón Gallardo dijo que, para el Conapred, la firma del convenio representa "un compromiso que marca el inicio de un conjunto de acciones y medidas que lleven a la lucha contra la desigualdad y la inequidad que laceran a la sociedad, la vuelven injusta y hacen imposible consolidar la democracia" Añadió: "Una sociedad de inequidades no puede llamarse democrática" Luego de afirmar que los mexicanos "quisieran dejar atrás ese México en el que unos ven a otros como si valieran menos y donde los más desfavorecidos están lejos de las oportunidades que tiene otros, donde la integración laboral, en las ciudades y en las escuelas, es todavía una meta lejana", Rincón Gallardo puntualizó que "la discriminación es una forma particular de la desigualdad y su principal efecto es la exclusión" Señaló: "La discriminación está vinculada a la desigualdad, a la pobreza y al desarrollo del país", y manifestó que "se debe colaborar con aquellos que comparten la idea de que ha llegado la hora de imprimir realismo y profundidad a un cambio que sí llegue al bienestar de las personas y distribuya las oportunidades a todos" Por su parte, Cárdenas Batel dijo que "no puede hablarse de una democracia plena en el país mientras no se erradique del escenario nacional la discriminación" Agregó que "si no se eliminan las distorsiones históricas que todavía prevalecen, como la de ubicar a la mujer debajo del hombre y a los indígenas en calidad de sometidos en su propia tierra, no se puede hablar de una sociedad cohesionada y justa" Cárdenas indicó que "México tiene una de las leyes más avanzadas del mundo, pero habrá que buscar que esa legislación tenga plena vigencia en la vida pública y se traduzca en políticas de Estado, que permitan revertir esas distorsiones históricas" Añadió que es necesario "trabajar en educación porque la discriminación es un problema de tipo cultural"

Comentarios