Plan B en caso de desafuero, eje del debate perredista

miércoles, 2 de marzo de 2005
* Se buscaría un candidato propio o externo, opinan Leonel Cota y Camilo Valenzuela México, D F, 1 de marzo (apro)- Mercedes Sosa, la intérprete argentina de las luchas estudiantiles y movimientos sociales de los setenta y ochenta, ambientó el preámbulo del debate entre los dos aspirantes a la dirigencia nacional del PRD, para que no hubiera duda de que, al menos la música de la vieja guardia, de la vieja izquierda, estaba presente Porque pese a que los de la vieja izquierda identifican a Leonel Cota como el candidato “oficial”, por designación del nuevo caudillo del PRD, Andrés Manuel López Obrador, quien se considera el contrincante de la “izquierda”, Camilo Valenzuela, apenas hizo alusión al reciente pasado priista del gobernador con licencia de Baja California Sur, al que por cierto le reconoció su labor como mandatario del norteño estado Con matices, las diferencias planteadas en el primero de una serie de debates que se darán antes de la elección del 20 de marzo, fueron mínimas De hecho, ambos coincidieron en que el posible desafuero del jefe de gobierno capitalino no alteraría la participación del PRD en el proceso electoral del 2006, cuando fueron cuestionados por el moderador, Miguel Ángel Granados Chapa, quien les preguntó cuál sería su reacción en caso de que López Obrador fuera desaforado “Convocaría a un referéndum, a una consulta para que la gente, los ciudadanos movilizados, digan si como partido vamos a la elección, porque esa decisión no puede quedar en un solo partido”, dijo Camilo Valenzuela Fierro, exguerrillero y miembro de la Red de Izquierda Revolucionaria (Redir) “El partido es más que un candidato, más que un interés personal, más que intereses de grupo En el 2006, si se da el desafuero, el partido tendrá que plantear si va con un candidato propio o externo”, dijo el gobernador con licencia En demás temas poco fue lo que distinguió a uno y otro candidato perredistas, cuyos discursos apenas y se vieron afectado por el escándalo que generó un supuesto tercer aspirante a dirigir al tercer partido más importante del país Y es que a escasos minutos de que ocuparan el podio, irrumpió Ricardo Chaires Coria, quien se presentó como “tercer candidato”, e intentó a empujones entrar al recinto donde Cota y Valenzuela debatían De acuerdo con el encargado del proceso electoral interno, Mauricio del Valle, Chaires no cumplió con los requisitos para contender, no presentó las 35 firmas de consejeros electorales como avales, y su documentación de militante estaba incompleta Gritos de apoyo a Valenzuela que le pedían no declinar, y que enfatizaban que la “izquierda, unida, jamás será vencida”, contrastaron con los tímidos aplausos de los pocos seguidores de Cota, entre ellos militantes que pertenecen o han pertenecido a la dirigencia nacional, como Graco Ramírez, Juan Guerra, Jesús Martín del Campo y Gerardo Fernández Noroña, así como el nuevo gobernador de Baja California Sur, Narciso Agúndez Montaño, primo de Leonel Cota Entre los seguidores de Valenzuela estuvo Carlos Navarrete, secretario general del PRD y miembro de la corriente de Nueva Izquierda (“chuchos”) Experimentado en el oficio del debate político, Valenzuela logró arrancar nutridos aplausos de sus seguidores, al ubicar como uno de los orígenes de la crisis del PRD el ingreso de expriistas, que imprimieron “una dinámica pragmática y convenenciera” Reveló que el viernes anterior se entrevistó con los dos aspirantes a la candidatura presidencial por el PRD, Cuauhtémoc Cárdenas y López Obrador, y aseguró que a ambos les comentó que lo ideal para la contienda interna por la candidatura presidencial, es tener un presidente del partido “sin compromisos con ninguno, a fin de garantizar que el PRD no se quede en un partido de acompañamiento” Ante ello, a Cota sólo le quedó declararse partidario de la “apertura” y en contra las corrientes internas del PRD, que para el gobernador con licencia son el símbolo de la fractura en el partido, de ahí que su propuesta fue la unidad del sol azteca Al finalizar, ya en entrevista, Cota insistió en que el “PRD pertenece a la sociedad, no a los militantes históricos, no a los de sangre amarilla; si el partido no reconoce esta circunstancia, nunca va a dejar de ser partido minoritario” Cota insistió en que no es candidato de López Obrador, y descartó haya sido un “error político” haberse acercado a él Y prefirió “no alzar las manos” para declararse triunfador del encuentro, porque tiene confianza, agregó, en que en la elección interna “ganaré con contundencia” Valenzuela Fierro, por su parte, declaró tener el “apoyo de las bases, y él (Cota) se siente seguro porque tiene los apoyos de arriba” “Ni aunque Dios lo pida” De su posible declinación, señaló que “ni aunque Dios me lo pidiera, si se ocupara de eso y si existiera”, lo haría, y que sólo estaría dispuesto a estar en un “fórmula ganadora” con Cota Montaño, si él, Valenzuela, va a la presidencia Para el exguerrillero --quien llegó a manejar la versión de que en caso de que el desafuero de López Obrador se concretara, no insistiría en competir-- cada vez son menos las posibilidades de que se inhabilite al jefe de gobierno capitalino “Voceros del priismo han empezado a calcular que el costo se está elevando El desafuero por lo pronto no se va a dar en este periodo, a como apuntan las cosas, pero estamos listos por si se diera para encabezar la movilización popular”, dijo Valenzuela, quien no acababa en sonrisas y abrazos, teniendo como marco la voz de Mercedes Sosa, entonando aquella canción de León Gieco, “Sólo le pido a Dios”, que hiciera famosa la española Ana Belén

Comentarios