Abren diputados la posibilidad de juicio político a Hendricks

jueves, 26 de enero de 2006
* Se le acusa de financiar la campaña tricolor de su sucesor, Félix González Canto México, D F, 25 de enero (apro)- El exgobernador quintanarroense Joaquín Hendricks no sale de una cuando ya está en otra Primero se le acusó de la presunta venta de terrenos a precios de regalo, y ahora, de financiar la campaña tricolor de su sucesor La Comisión de Justicia del Congreso local dejó abierta la posibilidad de que el exgobernador priista sea llevado a juicio político, tras la venta ilegal de concesiones de taxis, recursos que presuntamente sirvieron para financiar la campaña de su sucesor, Félix González Canto La Comisión de Justicia votó en contra del dictamen formulado por su presidenta, Patricia Sánchez Carrillo, que buscaba desechar la demanda de juicio político formulada por disidentes del Sindicato de Taxistas "Andrés Quintana Roo", de Cancún La demanda de juicio político fue formulada por José María Ávila Gamboa y Gonzalo Ariel Aguilar Gómez --del sindicato de taxistas-- en marzo del año pasado, días después que se instaló la actual Legislatura, de mayoría opositora La Comisión de Justicia determinó que se continuará el trámite para llevar a juicio político al exgobernador Así, Ávila Gamboa y Aguilar Gómez fueron convocados a fin de que ratifiquen la demanda y se continué el proceso para llevar a juicio político a Hendricks Díaz y a varios de sus colaboradores La comisión está integrada, además, por el priista Efraín Villanueva, el que junto con la panista Sánchez Carrillo votó por desechar la denuncia Ávila Gamboa y Aguilar Gómez obtuvieron un amparo ante la negativa del Congreso local de darle trámite a la demanda de juicio político, por lo que la Comisión de Justicia tuvo que emitir un dictamen Esta demanda se deriva de que, en pleno proceso electoral, unas 43 placas de taxis fueron vendidas sin informar a la asamblea de los taxistas, pero con pleno conocimiento del gobierno del estado Según los disidentes, la venta de estas placas, que corresponden a los números de taxis que van del 3 mil 77 al 3 mil 120, significó un agravio a sus agremiados por cerca de 13 millones 200 mil pesos Según los inconformes, el producto de esta venta fue para financiar la campaña electoral del priista González Canto

Comentarios