Se levanta la huelga en Volkswagen

jueves, 24 de agosto de 2006
* Logra el sindicato aumento de 4% directo al salario y 1 5 en prestaciones Puebla, Pue, 23 de agosto (apro)- Después de cinco días de suspenso concluyó la huelga en la empresa automotriz Volkswagen de México A fin de cuentas, el sindicato logró un aumento del 4 por ciento directo al salario y 15 en prestaciones Los obreros reanudarán labores a partir de las 15:00 horas de este miércoles José Luis Rodríguez Salazar, secretario del sindicato de la planta alemana, precisó que las negociaciones fueron tensas; incluso los directivos de la armadora se negaron a incrementar su oferta salarial, inicialmente pactada en 4 por ciento al salario y 05 por ciento en prestaciones Después de dos horas de interlocución, los representantes de Volkswagen accedieron a la petición del sector obrero Pasadas las 5:00 de la madrugada, se difundió que la huelga había concluido El martes, en una votación que se prolongó por casi 15 horas, el 6648 por ciento de los obreros otorgó al sindicato la facultad de renegociar la propuesta de incremento salarial ofrecida por la empresa Cerca de las 23:00 horas, Rodríguez Salazar reveló que el sindicato exigiría un aumento del 15 por ciento global a la propuesta de la empresa, lo cual quería decir que el incremento podría integrarse directo al salario o en prestaciones A fin de cuentas, Rodríguez Salazar sólo consiguió un aumento adicional del uno por ciento en prestaciones Días de tensión El jueves pasado, con la colocación de banderas rojiblancas se desató la censura de los representantes de la iniciativa privada hacia el sector obrero En particular, tanto el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) como la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) y la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) calificaron en reiteradas ocasiones de "excesiva" la exigencia de los trabajadores de un aumento del 85 por ciento directo al salario y 25 en prestaciones El economista Huberto Juárez, especialista en materia automotriz, de la Universidad Autónoma de Puebla, responsabilizó a los directivos de la empresa de la crisis interna (en tan sólo un año ha despedido a mil 700 trabajadores) Insistió en diferentes ocasiones que la empresa no ha podido adaptarse al nuevo ambiente de competencia que impera en la industria automotriz internacional A la par, el delegado de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), Carlos Ortiz Rosas, instó esta mañana a las autoridades poblanas y al sector privado a redefinir la vocación empresarial de Puebla y así evitar el suspenso que año con año conllevan las negociaciones salariales en Volkswagen: "Se necesita definir si la vocación (de la entidad) es textil, automotriz o comercial, y así apostarle las inversiones en infraestructura para esa vocación Tenemos que buscar nuevas inversiones a través de estas ramas para no depender de una sola" Justo cuando estalló la huelga, los directivos de Volkswagen reprobaron al sector obrero En particular, Francisco Bada Sanz, vicepresidente de la firma alemana en México, calificó de "incomprensible y absurda" la suspensión de labores En ese mismo tono, el presidente del CCE, Juan José Rodríguez Posada, dijo que la huelga "rompía la paz" de Puebla Con esa retórica, el viernes pasado lanzó un mensaje el gobernador Mario Marín Torres: "Ojalá hoy puedan dar una resolución favorable; hoy invitamos y convocamos, de manera respetuosa, a la empresa y sindicato para que puedan ponerse de acuerdo, que piensen en las miles y miles de familias que dependen de esta importante fuente laboral, no sólo de Volkswagen, sino de las más de 100 empresas que suministran diferentes accesorios para el ensamblaje y construcción de vehículos" Sólo la Unión Nacional de Trabajadores (UNT) avaló la decisión del sector obrero De acuerdo con información de los propios obreros de la planta, el salario hasta antes de la renegociación era, en promedio, de 300 pesos diarios El jueves pasado estalló la huelga en la empresa de mayor importancia en Puebla, que emplea a 9 mil 500 obreros La suspensión se originó por la negativa de los trabajadores de aceptar la oferta económica de la planta, que consistía en un incremento del 4 por ciento en salario bruto y 05 por ciento en prestaciones

Comentarios