Yucatán: Recuerdos de una "concertacesión"

sábado, 5 de agosto de 2006
* El priista Paredes Lara y el panista Correa Mena insisten en su versión: Para el primero Carlos Salinas lo despojo de su triunfo en 1993; para el segundo, el Congreso del estado resarció un agravio Mérida, Yuc , 4 de agosto (apro)- El priista Orlando Paredes Lara y el panista Luis Correa Mena, protagonistas de la llamada "concertacesión" de la elección para la alcaldía de Mérida en 1993, vuelven a la arena política en pos de la candidatura al gobierno del estado; traen consigo una historia a cuestas, la misma, pero con diferente matiz Uno, el priista, insiste que el gobierno federal que encabezaba Carlos Salinas lo despojó a la mala de su triunfo; el otro, el panista, asegura que el Congreso del estado resarció el agravio cometido contra la mayoría de los meridanos, al declararlo presidente municipal de Mérida A 13 años de aquel momento en el que intervinieron el presidente Carlos Salinas, el secretario de Gobernación, Patrocinio González Blanco Garrido; así como el senador Diego Fernández de Cevallos y Carlos Castillo Peraza, para darle el triunfo al PAN, luego de un mes de "resistencia civil pacífica" de los panistas, los dos personajes de la política local están de vuelta para aspirar a un cargo de elección popular: la gubernatura del estado en los comicios del 2007 Correa Mena, hijo del primer alcalde panista de Mérida, Víctor Correa Rachó (1968-1970), asegura que nada tuvo que ver en las presiones para obtener la alcaldía en aquel entonces y que si bien hubo rumores de que los diputados de la LII Legislatura recibieron "maletas de dinero" para cambiar el veredicto, es un asunto que no le consta y, en todo caso, "corresponde a ellos" aclararlo El priista Paredes Lara, todavía senador por Yucatán, recuerda que en diciembre de 1993, "frente a Patrocinio Blanco Garrido, José Córdoba Montoya y el traidor Fernando Ortiz Arana", defendió su triunfo con las actas de escrutinio y cómputo "No me doblé, y entonces el Secretario me sacó de su despacho La intención era clara: revertir el resultado ciudadano, darle el triunfo a Luis Correa, debido a que Diego Fernández de Cevallos, en aquel entonces candidato a la Presidencia había chantajeado con renunciar a esa aspiración, y presionó al presidente Salinas, quien el final aceptó", señala Ahora, Correa Mena, impulsado por un grupo de empresarios locales, intenta por segunda vez convertirse en candidato a la gubernatura, cargo por el que contendió en 1995 y que perdió ante Víctor Cervera Pacheco Por su lado, Paredes Lara, quien también perdió la elección al gobierno del estado en 2000 frente a Patricio Patrón Laviada, se declara uno más de los aspirantes a la candidatura del PRI Correa Mena y Paredes Lara saben del concepto de "concertacesión", hecho famoso durante el sexenio salinista, han jugado por la gubernatura y han perdido, pero no ceden, y de nuevo lo intentan En su oficina de enlace legislativo, Paredes Lara ofrece su versión de la "concertacesión" de 1993: "Fue una breve reunión en la Secretaría de Gobernación Allí estaba el traidor Fernando Ortiz Arana, presidente del PRI; José María Córdoba Montoya, asesor y representante del presidente Carlos Salinas; y el secretario Patrocino González Blanco Garrido Me mandaron a llamar "El secretario repitió la versión de los panistas, que había fraude electoral en Mérida Yo le repliqué: usted está mal informado Lo reto, aquí están mis copias de las actas Dígame en dónde le dijeron que hubo irregularidades El contestó: ?en todo el proceso? No, dígame en dónde, uno en particular" Paredes Lara recuerda que como el secretario no supo precisar algún punto o casilla en particular, invitó al funcionario federal a que le dijera de qué parte del manojo de documentos debía sacar un acta de cómputo y escrutinio: "Como él no me dijo nada, yo saqué una hoja al azar y le mostré que estaban las firmas de los representantes de partidos políticos, incluyendo el del PAN, y que claramente decía que no había incidentes Nuevamente volví a sacar una hoja y repetí el mismo procedimiento A la tercera vez, Patrocinio, muy molesto, gritó: "?Este mozalbete qué se ha imaginado? Entonces me sacó de su oficina Tomé mis papeles y me retiré Dos o tres veces me llamaron por teléfono, pero no regresé" De acuerdo con Paredes Lara, el gobierno federal, al ver que no pudo "quebrarlo" se fue contra los diputados locales, que en ese entonces se habían erigido en Colegio Electoral "A los diputados los llevaron en avión hasta la capital del país y allí firmaron un documento en el que se comprometían a declarar ganador al panista Correa Mena "Sólo una persona, la diputada Beatriz Peralta Chacón, no firmó el documento y a ella le tengo todavía un gran aprecio", evoca El priista menciona que después de los comicios del 28 de noviembre, el Consejo Electoral de Mérida, por petición del PAN, accedió al conteo voto por voto, y aún así el resultado siempre le favoreció No contento con ese resultado, Acción Nacional impugnó y el caso llegó al Tribunal Electoral, que el 16 de diciembre falló en favor de Paredes Lara En tanto, los panistas se instalaron en plantón permanente en la Plaza Grande de Mérida y recibieron el apoyo de Diego Fernández de Cevallos Una semana después, el Congreso del estado, en su papel de Colegio Electoral, emitió un decreto mediante el cual declaró válida la elección municipal, anunció la supuesta renuncia pública de Paredes Lara y --como si fuera un concurso de belleza--, en tal virtud, le dio la presidencia municipal al "segundo lugar", es decir, a Correa Mena "Fue una aberración --indica Paredes Lara--, yo nunca renuncié Es más, ese supuesto documento no existe en los archivos del Congreso, allí sólo se puede consultar el decreto, pero no la renuncia "Fue una aberración histórica para el Congreso de Yucatán En todo caso debió de nombrar a un Concejo Municipal y éste convocar a nuevas elecciones; además, yo no pude haber renunciado a un cargo que no había tomado posesión En fin" Paredes Lara no convocó a movilizaciones y se retiró temporalmente de la política: "No hice movilizaciones porque soy abogado y creo en las leyes y en la paz" Pero la versión del otro protagonista, Correa Mena, es distinta: "Lo que hubo en 1993, fue un reconocimiento de nuestro triunfo y la presentación de la denuncia de graves irregularidades en el proceso lectoral, consignadas en las actas de escrutinio No coincidían las cifras de las actas, había irregularidades en las casillas, votantes sin credencial de electoral, sin estar en el padrón Se denunciaron muchas irregularidades "Yo no recuerdo que se haya solicitado un conteo voto por voto porque se sabía, incluso, que el contenido de esas urnas no era un producto de una elección regular, sino irregular Eran famosas hasta ese momento las urnas embarazadas, las que tenían más votos las que debían tener, que amanecían con votos adentro, era común que la gente votara varias veces, sin estar en el padrón, presión en votantes, expulsión de funcionarios de casilla "Como dije en ese entonces, yo aceptaba lo que había pasado como un resarcimiento parcial de la voluntad de los meridanos que habían manifestado mayoritariamente su voto y que querían un gobierno el PAN No hubo tal conteo de voto por voto, ni tampoco una autoridad que tratara de acatar las normas, sino autoridades que finalmente se volvieron cómplices de la suciedad electoral", agrega Correa Mena asegura que es falsa la versión de los priistas: "Yo no pude haberlos presionados, yo no pude haberles entregado supuestos maletines de dinero para cambiar su disposición a algo Eso fue boleto de ellos Simple y sencillamente lo que haya sucedido, yo la resultante la tomo como el resarcimiento parcial a la voluntad de los meridanos Listo" Correa Mena acepta que encabezó una manifestación en la Plaza Grande de Mérida y que recibió el apoyo de la dirigencia nacional de su partido, de diputados federales que, incluso, vinieron a su toma de posesión que fue el 1 de enero de 1994 Sobre el concepto de "concertacesión" expone: "Yo lo único que sé es que no participé en otra cosa que no fuera recibir la resolución del Congreso de estado erigido en Colegio Electoral Todo pasó de las protestas a recibir la resolución" El panista, cuya imagen ya está en la publicidad móvil como precandidato a la gubernatura, considera que fue el Congreso del estado el que resolvió el asunto y no la Presidencia de la República "Nuestra lucha siempre fue en los cauces legales, limpia, sin dañar a terceros, no como ahora hace Andrés Manuel, quien está llegando a la obsesión, a una actitud obcecada"

Comentarios