Rechazan en Aguascalientes, Tamaulipas y Chiapas pacto de la tortilla

sábado, 20 de enero de 2007
México, D F, 19 de enero (apro)- Industriales de Aguascalientes, Tamaulipas y Chiapas rechazaron el pacto firmado ayer en Los Pinos para estabilizar el precio de la tortilla, por lo que en las dos primera entidades el kilogramo seguirá costando 1000 pesos, mientras que en el estado sureño será de 900 pesos En Aguascalientes, Jorge Navarro Serna, dirigente de la Unión Nacional de la Masa y la Tortilla, dijo que el pacto firmado por el presidente Felipe Calderón es una medida "populista" y mediática, ya que no tomó en cuenta a la mayoría de los productores del país, sino a un sector específico de comerciantes (Maseca Bimbo, etc) y de tiendas departamentales "Es una decisión irresponsable del gobierno, pues solamente está emitiendo un anuncio pero no otorga soluciones reales y tampoco analiza el problema que atravesamos los tortilleros por la carencia de maíz, debido a los especuladores y al alto precio de los insumos", afirmó Navarro Serna Estableció que en Aguascalientes suman alrededor de 500 afiliados al gremio, de los cuales al menos el 95 por ciento ha decidido mantener el precio en 1000 pesos En tanto, propietarios de tortillerías de Tamaulipas se deslindaron del pacto y, al igual que en Aguascalientes, afirmaron que en la entidad el kilogramo seguirá costando 1000 pesos En tanto, organizaciones políticas como el PRD, PT, Antorcha Campesina, la Unión Campesina Democrática (UCD), los sindicatos de telefonistas y de trabajadores del Colegio de Bachilleres integraron un frente para protestar por la escalada de precios a los básicos Miguel Angel Almaraz, dirigente estatal del PRD, dijo que la próxima semana llamarán a manifestaciones populares en cada uno de los municipios de la entidad, luego de que las medidas anunciadas por el gobierno federal para "estabilizar" el precio de la tortilla, no resuelven la problemática Mientras tanto, en casi la totalidad de las tortillerías del estado, el kilo de este producto básico siguió vendiéndose en 900 y 1000 pesos, y en algunas lugares el precio alcanzó los 1500 pesos La mayoría de los productores argumentó que ellos no firmaron el pacto y, por lo tanto, no estaban obligados a respetarlo José Angel Frías, representante de la Sección Especializada de la Industria de la Masa y la Tortilla en Matamoros, dijo que los tortilleros de esa ciudad fronteriza respetarán el pacto que firmaron la semana pasada con la Secretaría de Economía y la Profeco para evitar comercializar la tortilla por arriba de los 1000 pesos Argumentó que los negocios locales, enfrentan costos que no les permitirían vender el producto a 850 sin tener pérdidas, como se estableció en el pacto En tanto, Fernando Isás Martínez, vocero del Grupo de Industriales de la Masa y la Tortilla en el centro de Tamaulipas, consideró que las tortillerías podrían respetar ese precio acordado a nivel federal, sólo si el gobierno frena el incremento que también los afecta en el gas, la energía eléctrica y otros insumos En Chiapas, la Procuraduría de Federal del Consumidor (Profeco) acordó con líderes de unas 800 tortillerías del estado un precio de 900 pesos para el kilogramo de tortillas en la entidad El líder de los industriales de la masa y de la torilla en Tuxtla, Mario Coutiño Fonseca, sostuvo una reunión con la delegada de la Profeco en Chiapas, Mirna Camacho, donde asumieron el compromiso Coutiño Fonseca adelantó que exigirán a las empresas Minsa y Maseca que les vendan a cinco pesos el kilogramo de harina de maíz, tal como lo pactaron ante el presidente Felipe Calderón el jueves pasado, pues actualmente la compran a 575 pesos En Chiapas hay unas 950 tortillerías, pero al menos 800 de ellas agremiadas en la organización que dirige Coutiño Fonseca, darán a nueve pesos el kilo de tortilla

Comentarios