Viola México el derecho de libertad educativa, afirma el obispo Arizmendi

jueves, 25 de octubre de 2007
San Cristóbal de las Casas, Chis , 24 de octubre (apro)- El obispo de San Cristóbal de Las Casas, Felipe Arizmendi Esquivel, afirmó que el gobierno de México no respeta el artículo 26 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, sobre libertad educativa Según Arizmendi, en nuestro país, este derecho humano no se respeta en las escuelas públicas, pues no hay libertad para que los padres de familia escojan una educación de acuerdo con su fe "El Estado impone un solo tipo de educación, y hay algunos temas, como la educación sexual, que no toma en cuenta los principios católicos sobre la sexualidad No estamos en contra de que se imparta, sino rechazamos algunos contenidos de los libros oficiales", dijo el jerarca religioso A través de un comunicado, Arizmendi aclaró que la iniciativa de la Iglesia católica de promover reformas a la Constitución que garanticen de forma eficaz la libertad religiosa y se pueda enseñar religión en las escuelas públicas, "no es para imponer a todos los mexicanos el catolicismo, sino para que haya opciones diversas, según la decisión de los papás" El obispo recordó que después de que la Iglesia planteó la propuesta se desató "una andanada de insultos contra la jerarquía católica" por proponer reformas para enseñar religión en las escuelas públicas, si los padres de familia lo piden, sin embargo, aclaró que "este derecho es el mismo que tienen los protestantes, los de otras religiones, y los que no profesan ninguna: Queremos libertad educativa, no imposición del Estado" Como ejemplo, dijo que "en muchos países democráticos" se respeta la libertad educativa, sin mayor problema, como en Alemania, donde "el Estado reconoce que los padres de familia son quienes han de escoger qué tipo de educación prefieren Si deciden que la escuela imparta una materia religiosa, pueden seleccionar entre la católica y la luterana, que son las mayoritarias Si no quieren religión, se imparte a los alumnos clases de civismo, de valores humanos", y el mismo gobierno paga a los maestros de religión y los implementos pedagógicos De esta manera, agregó, reciben formación religiosa no sólo los ricos y las clases medias que pueden pagar colegiaturas en las escuelas privadas, sino todos los ciudadanos que así lo deseen: "Es lo mismo que pasa en muchos otros países ¡Ojalá nuestros críticos conozcan otras legislaciones y comparen!" Aclaró que con la propuesta de la Iglesia católica no se pretende que el Estado mexicano imparta religión, ya que no es esa su tarea "Eso corresponde a la familia, en primer lugar, y a la comunidad creyente de las diferentes denominaciones, pero debe respetarse la decisión de los progenitores, que pagan con sus impuestos el trabajo de los maestros, los libros de texto y todo el aparato institucional "El Estado no es dueño de la educación, sino su servidor y administrador", subrayó "Sabemos que van a pasar muchos años para que se reconozca este derecho humano a la libertad religiosa en la educación pública, pero hay que luchar por ello No queremos que el Estado haga nuestro trabajo, sino que respete el derecho de los padres de familia Sabemos que el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación no está abierto a esta demanda, pero llegará el tiempo que sus dirigentes comprenderán las razones y aceptarán", concluyó Arizmendi Esquivel

Comentarios