Niega Cancún permisos a negocios de exespía argentino

martes, 27 de febrero de 2007
México, D F, 26 de febrero (apro)- El ayuntamiento quintanarroense de Benito Juárez, en Cancún, negó hoy los permisos municipales de 2007 (licencia de funcionamiento, uso de suelo y de protección civil) a la empresa Turística Swing, operadora del centro nocturno The One, propiedad del exespía argentino Raúl Luis Martins Coggiola "A partir del 1 de marzo sus permisos municipales quedan sin efecto alguno y no podrá seguir operando" afirmó el alcalde Francisco Alor Martins Coggiola llegó a Cancún a fines de 2002, contratado por los empresarios bajacalifornianos Manuel Huerta Garza y Arturo Amaya Gallaz, para hacerse cargo de dos giros negros en la zona hotelera Pronto rompió con ellos para convertirse en su principal competidor Al frente de los locales The One, en Cancún, y el Maxim?s, en Playa del Carmen puso a su esposa, Estela Percibal, y a sus cuñadas Maru y Nati --una red de prostitución similar a la que tenía en Argentina--, con la complicidad de políticos, empresarios, funcionarios de Gobernación y la oficina de Migración Según las denuncias en su contra, formuladas por su abogado Claudio Lifschitz, el exespía argentino mantiene en condiciones de "semiesclavitud" a poco más de 150 bailarinas extranjeras, la mayoría argentinas, quienes trabajan para él en una red de prostitución VIP con todo y espectáculos desnudistas "Tienen que cerrar", observó el alcalde de Benito Juárez En días pasados, reveló Alor, representantes de Turística Swing acudieron al ayuntamiento para renovar los permisos de The One para este 2007 El edil añadió que el plazo para hacer estos trámites vence el último día de febrero A partir del miércoles, comentó, comenzará el procedimiento administrativo para notificar a Turística Swing de que quedaron sin efecto sus permisos De acuerdo con el alcalde, estas autorizaciones son la licencia de funcionamiento, así como los permisos de uso de suelo y de protección civil Martins Coggiola comenzó como un simple profesor de historia en un colegio católico Más tarde ingresó a los servicios de inteligencia de Argentina De ahí pasó a formar parte del grupo paramilitar conocido como la Triple A (Alianza Anticomunista Argentina), a la que se le atribuyeron cientos de asesinatos de políticos, sindicalistas, opositores de izquierda y artistas durante el gobierno constitucional de Isabel Perón (1974-1976)

Comentarios