En Veracruz, consejeros electorales por tiempo indefinido

sábado, 4 de octubre de 2008
JALAPA, Ver , 3 de octubre (apro)- Tras un airado debate que orilló a la oposición a abandonar el recinto legislativo, la mayoría priista en el Congreso del estado aprobó el decreto de reforma enviado por el gobernador Fidel Herrera Beltrán que permitirá a los integrantes del Consejo General del Instituto Electoral Veracruzano (IEV), permanecer en el cargo por tiempo indefinido Con el rechazo del PAN, PRD, Convergencia, PT y PRV, los 28 diputados del PRI y el legislador "independiente", el expanista Renato Tronco, derogaron el artículo 6 del Código Electoral de Veracruz para permitir que los consejeros del IEV continúen en el cargo después del 20 de octubre, fecha en que concluiría su gestión La oposición exigió a las comisiones de Justicia y Puntos Constitucionales y a la de Organización Política y Procesos Electorales, retirar el dictamen de la orden del día por considerar que se trataba de una "violación para legitimar la ilegalidad y hacer un fraude a la ley" En sesión extraordinaria convocada para abordar este tema, los argumentos jurídicos vertidos por la oposición, que amenazó con presentar un recurso de inconstitucionalidad en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), no fueron escuchados por la mayoría priista En el ríspido debate la oposición cuestionó en tribuna la corrupción y actos de deshonestidad cometidos por el actual Consejo General del IEV, que no sólo "legitimó" el fraude de las elecciones locales de 2007, sino que en menos de 8 meses se gastó el presupuesto asignado y exigió una ampliación más "de la que nunca dio cuentas" PAN, PRD y Convergencia, acusaron al gobierno de Fidel Herrera y a su partido, el PRI, de que a través de esta reforma, "están fraguando desde este momento "el fraude electoral" para las elecciones locales del 2010, tal y como lo hicieron en el 2007 Pese a los reclamos de los opositores al PRI, la presidenta de la Mesa Directiva, la priista Carolina Gudiño, dio por concluido el debate y llevó a votación el cuestionado dictamen, situación que encendió más los ánimos de la oposición que exigía el uso de la voz La gota que derramó el vaso fue el comentario de la presidenta del Congreso, Carolina Gudiño, cuando tras insistir a los panistas, perredistas y convergentes guardar el orden ante su exigencia de pasar a la tribuna, terminó calificando sus airados reclamos como "actos porriles" Esto provocó que, en medio de una gritería ante la ofensa recibida, la oposición en su conjunto, a la que se le había apagado los micrófonos de sus curules, abandonara el recinto legislativo lanzando consignas contra los priístas, dejándolos solos aprobando su dictamen

Comentarios