Coahuila: Reculan en prohibición de vida nocturna a mujeres

lunes, 18 de enero de 2010

SABINAS, Coah., 18 de enero (apro).- Pese a la advertencia de su secretario de Seguridad, Gustavo Reséndiz, en el sentido de que se sancionaría la vida nocturna a mujeres del municipio, el alcalde priista Jesús María Montemayor dio marcha atrás al operativo, e incluso aseguró que nunca fue esa la intención de su gobierno.
    El 14 de enero anterior, Reséndiz anunció un operativo policiaco a través del cual se prohibiría la presencia de mujeres en bares y centros nocturnos del centro de la ciudad y advirtió que se les trasladaría a la zona de tolerancia; sin embargo, finalmente Montemayor Garza reculó en la medida.
    “Soy un hombre de centro izquierda y jamás atentaría contra las libertades ni contra el derecho de las mujeres a trabajar o divertirse”, afirmó en entrevista con Apro.
    Según el munícipe, la prostitución ha invadido desde hace años las calles del centro de Sabinas donde desde temprano se observaban conflictos de ebrios en el sector.
    “A veces hasta salían mujeres desnudas de esos lugares, escandalizando junto con clientes ebrios, y pues en el centro hay iglesias, escuelas, muchos vecinos de la tercera edad”, explicó.
    Luego de considerarlo un problema de seguridad, Montemayor anunció que había entablado negociaciones con los dueños de bares y cantinas, ofreciéndoles mejorar la infraestructura de la zona de tolerancia, a fin de que en esos lugares se ofreciera el sexoservicio sin alteración del orden.
    “Pero no se trata de afectar a las mujeres, ni de violar derechos humanos de nadie. Los propietarios de negocios aceptaron y, por supuesto que respetaremos a las damas que trabajen de cantineras, meseras o cajeras. Soy un político liberal”, agregó.
    También dijo que había reprendido al jefe policiaco Gustavo Reséndiz, por la forma en que había comunicado la reubicación de los negocios, así como por el tono peyorativo “que puedo interpretarse como una ofensa contra las mujeres”.
    Apro publicó el 15 de enero que activistas de género y de derechos humanos, así como la diputada panista, Esther Quintana Salinas, habían reprobado la medida anunciada por el ayuntamiento sabinense, ya que consideraban que vulneraba garantías constitucionales.
Entre otros aspectos, acusó la legisladora, se vulneraba el artículo 5º constitucional sobre libertad de oficio; el 11 de libre tránsito; 16 de los actos de autoridad, así como cuarto sobre igualdad de género, al restringir ciertas labores sólo a los hombres.

Comentarios