Gobernador de Tabasco acusa a la CFE y Conagua de poner en riesgo a la entidad

miércoles, 3 de noviembre de 2010

VILLAHERMOSA, Tab., 3 de noviembre (apro).-  El gobernador de esta entidad, Andrés Granier Melo, acusó a las autoridades federales de haberlo “mayoriteado” en el Comité Técnico de Obras Hidráulicas para lograr que la presa Peñitas siga generando energía eléctrica “por encima de la seguridad de los tabasqueños”.

“Nos mayoritearon porque somos uno contra varios”, expuso el mandatario al recordar que esa instancia está integrada por representantes de la comisiones Federal de Electricidad (CFE) y Nacional del Agua (Conagua), así como de los gobiernos de Chiapas y Tabasco.

Granier Melo Insistió en que la CFE no respeta los acuerdos del presidente Felipe Calderón, en el sentido de no privilegiar la generación de energía eléctrica en la presa Peñitas por encima de la seguridad de los tabasqueños.

Desde el 10 de septiembre pasado, Peñitas dejó de operar como generadora de energía eléctrica y funcionaba sólo para controlar las aguas durante la actual temporada de lluvias.

El viernes anterior se informó que, cada 24 horas, la presa Peñitas disminuiría su extracción en 50 m3/s hasta alcanzar mil 750 m3/s este miércoles 3; sin embargo, el domingo se acordó que la extracción permaneciera en mil 900 m3/s.

“Ahora que no ha llovido nos quieren convencer para que no se saque agua. A nosotros lo que nos interesa es que los embalses tengan el espacio suficiente, lo más que se pueda, por si vienen otras precipitaciones”, protestó Granier Melo.

Por su lado, la Dirección de Protección Civil reportó que aún permanecen 75 mil personas afectadas en siete municipios por las inundaciones, luego de casi tres meses de contingencia, y que la alerta permanece hasta el 30 de noviembre, fin de la temporada de lluvias.

En tanto, la delegación de la Secretaría Economía (SE) informó que el próximo 16 de noviembre se realizará la última sesión del Comité de Abasto del estado, al encontrarse normalizado el suministro de alimentos en la entidad.

Expuso que la decisión se basa en información de la Conagua y el gobierno del estado que indica que las condiciones del clima favorecen el descenso de los ríos y la ausencia de lluvias.