Gobierno de Tabasco anuncia recorte de tres mil burócratas

lunes, 3 de mayo de 2010

VILLAHERMOSA, Tab., 3 de mayo (apro).- El gobierno de Andrés Granier Melo anunció este lunes la desaparición de 10 oficinas estatales y el recorte de 3 mil 64 plazas, como parte de un programa de austeridad para ahorrar 378 millones de pesos.
       Acompañado del secretario de Gobierno, Humberto Mayans Canabal, el titular de la Secretaría de Administración y Finanzas, José Sáinz Pineda, leyó un comunicado para informar sobre la desaparición de la Unidad de Atención Social (Unase), cuyas funciones serán absorbidas ahora por la Dirección de Desarrollo Social de la Secretaría de Planeación.
    También anunció la eliminación del staff de asesores del gobernador tabasqueño, así como de los titulares de las diferentes secretarías, y la compactación de la representación del gobierno del estado en el Distrito Federal.
    Asimismo, la desaparición del Instituto de Capacitación de Tabasco (Icadet), cuyas funciones realizará el Servicio Estatal de Empleo, así como de la Central de Maquinaria Agrícola (Cemagro), el Instituto del Trópico Húmedo y el Rastro Estatal, que serán absorbidos por la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, Forestal y Pesca (Sedafop).
Las funciones de la Beneficencia Pública pasarán a la Secretaría de Salud, y las tareas de la Comisión para la Transferencia de los Servicios Públicos de los Municipios las realizará la Consejería Jurídica del estado, en tanto que la Dirección de Imagen Gubernamental dependerá ahora de la Dirección de Comunicación Social y Relaciones Públicas.
Sobre el horario de trabajo en toda la administración estatal, se reducirá de 8:00 a 15:00 horas.
Con estas nuevas medidas de austeridad, según el secretario de Finanzas, se ahorrarán 378 millones de pesos anuales.
Sáinz Pineda detalló que de las 3 mil 64 plazas canceladas, mil 185 son de confianza y mil 199 de lista de raya, cuyos trabajadores serán liquidados conforme a la ley a partir de junio próximo.
    Además, explicó que adicionalmente a las inundaciones de los años 2007, 2008 y 2009, que provocaron daños por 40 mil millones de pesos –equivalentes a 35% del Producto Interno Bruto estatal, de acuerdo con estudios de la Comisión Económica Para América Latina y el Caribe (CEPAL)–, en los últimos tres años Tabasco dejó de percibir alrededor de 7 mil 111 millones de pesos del gobierno federal, por modificaciones a la fórmula de Recaudación Federal Participable y la caída del Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios de Gasolinas y Diesel.
    Derivado de lo anterior, añadió, el pasado 20 de noviembre se tomaron otras medidas de austeridad, entre ellas la desaparición de los “bonos de fatiga laboral”, que representaban 610 millones de pesos anuales, así como el recorte del 50% en pagos de honorarios para ahorrar 56 millones de pesos.
 En ese entonces también se canceló el programa “Te Da Más”, que implicaba la erogación de 650 millones de pesos anuales en apoyos para madres solteras, ancianos y discapacitados.   
Sobre el despido de más 3 mil burócratas, Sáiz Pineda dijo que son medidas “difíciles y complejas” por sus implicaciones económicas, y detalló que 48 mil 618 trabajadores laboran en el gobierno estatal, 34 mil 536 de los cuales lo hacen en la administración central, 8 mil 878 en organismos descentralizados y 5 mil 204 en otros organismos y dependencias del Poder Ejecutivo, en tanto que en los 17 municipios trabajan 19 mil 828 burócratas más.
El funcionario estatal afirmó que aquellas personas cuya plaza sea dada de baja, recibirán su liquidación conforme a derecho, con la posibilidad de acceder a los diferentes programas de capacitación, asesoría y financiamiento para micro y pequeños empresarios con que cuenta el gobierno del estado.

Comentarios