Exigen justicia familiares de joven "suicidado" en Veracruz

lunes, 7 de junio de 2010

JALAPA, Ver., 7 de junio (apro).- Inconformes con el resultado de la necropsia, que determinó que se trató de un “suicidio”, familiares de Eugenio León Fernández, asesinado el pasado fin de semana, cerraron varias calles del centro de la ciudad y con el ataúd del joven se plantaron frente al Palacio de Gobierno.

“!Fidel, justicia; no que en Veracruz los niños no se tocan!”, decía la manta con la que fue cubierto el féretro con los restos del joven, de 15 años, quien, según familiares, antes de ser ahorcado con su propio cinturón, fue torturado.

El viernes pasado, los familiares reportaron la desaparición del joven.

Los familiares y amigos del joven estudiante de secundaria recorrieron varias calles de la ciudad cargando el féretro hasta llegar a la Plaza Lerdo, frente a las oficinas del gobernador Fidel Herrera Beltrán, donde bloquearon el tránsito durante varias horas y exigían ser escuchados.

El cuerpo del joven fue encontrado ayer a un costado de un campo de fútbol de una colonia marginada de esta capital. Sus familiares afirmaron que tenía huellas de tortura e, inclusive, mordeduras de perro.

La hermana del menor asesinado, Bárbara Fernández, dijo que el cuerpo de Eugenio fue arrojado en el campo de fútbol de la colonia Moctezuma. Señalaron que, debido a que ahí jugaba futbol, lo buscaron y no lo encontraron. Sin embargo, el cuerpo apareció ayer.

Tras el hallazgo del cuerpo, señaló, reportaron los hechos a la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), que envió a peritos para realizar las primeras investigaciones y la necropsia, que determinó que el joven “murió por asfixia” y “se trató de un suicidio”.

Sin embargo, Fernández afirmó que el cuerpo de su hermano presentaba “huellas de tortura, golpes y mordeduras de animal en una oreja. No obstante, las autoridades no mencionan nada de eso en el dictamen, cuando todo indica que se trata de un asesinato”.

Señaló que la policía detuvo ayer a cuatro miembros de una banda que, dijo, mantiene azolada a esa colonia, como presuntos responsables de los hechos. Sin embargo, añadió, horas después los dejaron en libertad. “Exigimos que se aplique la ley; que no encubran el crimen, como todo indica que está pasando”, indicó.

Por su parte, el padre de la víctima, Eugenio Fernández, dijo que, tras el hallazgo del cuerpo de su hijo, él mismo señaló como presuntos responsables de este crimen a integrantes de la banda, apodada BMR, que encabeza  una persona de nombre Ebert, “El Gato” o “El ESER”.

Señaló que el cuerpo de su hijo presentaba huellas de tortura. “Tenía varias cortadas hechas con una navaja, que hacían la forma de un gato, así como golpes en diferentes partes del cuerpo. Luego fue estrangulado con su propio cinturón”.

Los familiares exigieron a las autoridades realizar una nueva necropsia, por lo que decidieron no sepultarlo hasta que no haya un nuevo estudio.
    

Comentarios