Renuncia cuerpo de policía en Jalisco por temor al narco

martes, 11 de enero de 2011

GUADALAJARA, Jal., 11 de enero (apro).- Los policías de Santa María del Oro, una población ubicada en la región sureste de Jalisco, cercana a Michoacán, decidieron presentar su renuncia en grupo ante las condiciones de alto riesgo que prevalecen para el desempeño de sus funciones y las constantes amenazas que provienen de hombres ligados a bandas del crimen organizado.

Apenas el 10 de diciembre, en el municipio de Tecalitlán, ubicado en la misma región, sicarios de La Familia michoacana, del cártel del Golfo y del Milenio, confrontaron a pistoleros de la banda de Joaquín El Chapo Guzmán, en una balacera que dejó como saldo 13 muertos y cerca de 30 heridos.

Según la Procuraduría General de Justicia de Jalisco (PGJE), todo se debió a un ajuste de cuentas.

En 2009, en ese municipio fue ejecutado uno de los comandantes de la policía local.

En la misma zona, en octubre pasado, una emboscada contra policías rurales concluyó con el asesinato de nueve elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), en Jilotlán de los Dolores.

En ese ataque habrían participaron unos 80 integrantes de La Familia michoacana, según los datos proporcionados por esa institución.

La deserción del cuerpo operativo de la Dirección de Seguridad Pública de Santa María del Oro, conformada por diez elementos, ocurrió luego de un enfrentamiento con sujetos armados, registrado el 8 de enero.

En esa fecha, los agentes municipales atendían el reporte de un levantón contra un hombre, mismo que posteriormente fue localizado sin vida.

Las autoridades municipales declinaron hacer cualquier comentario sobre la desbandada de los gendarmes; sin embargo, desde hace varios meses, voces de diferentes sectores en esa área de Jalisco demandan la presencia del Ejército para llevar a cabo labores de vigilancia.

Comentarios