Promueve gobernador de Guanajuato clases de religión en escuelas

lunes, 17 de enero de 2011

GUANAJUATO, Gto., 17 de enero (apro).- El gobernador Juan Manuel Oliva Ramírez desató este lunes una nueva polémica en materia educativa, al afirmar que la Secretaría de Educación del estado podría incluir clases de religión en las escuelas públicas.
Oliva Ramírez hizo esa declaración cuando reporteros le preguntaron sobre una sugerencia del arzobispo de León, José Guadalupe Martín Rábago, quien habló de la necesidad de enseñar religión en las escuelas públicas, como una forma de inculcar valores a los alumnos.
El pasado viernes 14, durante una gira de trabajo en la ciudad de León, el gobernador anunció que ya había dado instrucciones al titular de la Secretaría de Educación (SEG), Alberto Diosdado, para “poner el tema sobre la mesa y analizarlo”.
“Soy un creyente de que los padres son quienes deben definir la religión que quieren para sus hijos”, expresó el mandatario panista en esa ocasión.    
El domingo 16, el arzobispo Martín Rábago explicó a los reporteros que su propuesta no es para que el Estado entregue la educación a la Iglesia católica, sino para reconocer el derecho que tienen los padres para inculcar a sus hijos una religión, sea católica, protestante o cualquier otra, y añadió que esa propuesta tendría que llevar a una reforma a la Constitución del país.
Es un derecho, “no de la iglesia, sino de los padres”, definir la orientación religiosa que desean para sus hijos en el ámbito de las escuelas para que sea congruente con la formación que reciben en el hogar, dijo el arzobispo.
 “El beneficio sería que los niños encontrarían que lo que reciben en su casa sería avalado con lo que reciben en la escuela, no hay una contradicción, sino una coincidencia entre la familia y la escuela. De lo contrario, como sucede con frecuencia, la familia orienta de un modo y los maestros de otro. Incluso hay maestros que se proponen quitar cualquier sensibilidad religiosa, y decir que no hay Dios, es una manera de doctrina”, puntualizó.
Puesto que la libertad de religión es un derecho humano, “cuando hablamos de que existe ese derecho no podemos decir que en México hay una experiencia histórica… los derechos humanos no pueden ser vulnerados”, apuntó el arzobispo.
    Por ello, insistió en que sólo se trata de reconocer el derecho de los padres que pueden y deben tomar la decisión sobre el tipo de educación de sus hijos en función de su propia orientación religiosa.
    Luego de la declaración que esta mañana hizo el gobernador, el secretario de Educación, Alberto Diosdado, matizó el planteamiento al aclarar que la decisión de incluir la materia de religión en las escuelas públicas no es de su competencia, sino del Poder Legislativo, en caso de que se pretenda modificar el artículo 3º de la Constitución y la normatividad estatal.
    “Respetamos la inquietud que tiene el arzobispo, pero no nos corresponde darle paso a esas inquietudes, le corresponde fundamentalmente al Congreso federal y al local”, dijo Diosdado.
    Y desde el Congreso guanajuatense, la diputada priísta María Elena Cano Ayala, presidenta de la Comisión de Educación, dejó en claro que el gobernador Oliva Ramírez tendría que afrontar procesos como una revocación de mandato o un juicio político si determinara la instrumentación de la asignatura sobre religión en las aulas públicas, pues ello significaría incurrir en una acción inconstitucional.
    “La laicidad no es ateísmo, le da valor a la libertad democrática, al respeto a la diversidad religiosa. Imponer una religión sí sería violar la libertad de culto”, advirtió la legisladora del PRI.
    Cabe señalar que el año pasado la SEG retiró una edición local del libro de Biología para primer grado de secundaria, luego de que el gobierno federal dio la orden, en virtud de que sus contenidos no estaban autorizados.
En ese libro –que fue distribuido entre las asociaciones de padres de familia–, la SEG eliminó información sobre educación sexual e imágenes sobre los órganos sexuales femenino y masculino, y recomendaba la abstención de los jóvenes a tener actividad sexual hasta el matrimonio, además de rechazar la homosexualidad y el uso del preservativo.

Comentarios