Amigo de Moreno Valle es el nuevo auditor de Puebla

viernes, 11 de noviembre de 2011
PUEBLA, Pue. (apro).- David Villanueva Lomelí, yerno del exgobernador Melquiades Morales Flores y excolaborador del actual mandatario estatal Rafael Moreno Valle, fue designado hoy por el Congreso local como nuevo auditor del Órgano de Fiscalización Superior (Orfise). Con 38 votos a favor y una abstención, los diputados eligieron a Villanueva Lomelí entre una terna conformada además por Francisco José Romero Serrano y Gilberto Tomás Ricardo Hidalgo Moreno, de un total de 11 personas que se registraron como aspirantes para encabezar el Orfise. Pero el posible nombramiento de Villanueva se había dado por hecho incluso antes de la salida de Víctor Hernández Quintana, quien era auditor desde el sexenio de Mario Marín Torres y cuya gestión concluiría hasta el 2016. La certidumbre del relevo creció luego que el gobernador Rafael Moreno Valle asistió al Primer Congreso Internacional del Colegio de Licenciados en Administración Pública, y ahí y elogió abiertamente a Villanueva Lomelí y se dirigió a él como un “entrañable amigo”. “Es un orgullo que David Villanueva sea un ciudadano de Puebla; es un entrañable amigo, un hombre con quien he tenido la oportunidad de laborar desde la Secretaría de Finanzas y Desarrollo Social del estado. Lo conozco, por eso reconozco su talento, su capacidad, su honestidad en particular y su entendimiento en los temas que hoy enfrentamos”, resaltó. Debe destacarse que Moreno Valle fue secretario de Finanzas en la administración de Melquiades Morales Flores, suegro del ahora auditor de Puebla. Cuando surgieron las versiones sobre un posible relevo en el Orfise, Hernández Quintana dejó claro ante la prensa que su intención era continuar en el cargo hasta concluir el periodo para el que había sido elegido. Sin embargo, el alcalde de Tlatlauquitepec, Porfirio Loaeza Aguilar, quien unos días antes había sido destituido por el Congreso local, presentó una denuncia en contra de Hernández Quintana, supuestamente por haber incurrido en conflicto de intereses tras haber sido su asesor en 2006 y después revisar sus cuentas públicas cuando fue nombrado titular del Orfise. Aunque el auditor se presentó amparado, ese mismo día su situación legal se complicó porque la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) informó que se habían detectado dos camiones que transportaban documentos de la cuenta pública de Mario Marín hacia dos bodegas supuestamente clandestinas. Hernández Quintana aseguró que este traslado era normal dentro de las operaciones del órgano fiscalizador, pero luego del encarcelamiento de tres funcionarios de esa dependencia, finalmente acabó por presentar su renuncia.

Comentarios