En 2011 se triplicó robo de autos en Colima: PGJE

miércoles, 14 de diciembre de 2011
COLIMA, Col. (apro).- Durante los primeros 11 meses de 2011 se triplicó en esta entidad el número de vehículos robados en comparación con los de todo el año anterior, de acuerdo con datos de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE). Según las estadísticas dadas a conocer por la corporación a través de su página de internet, en 2010 fueron presentadas 535 denuncias por robo de vehículos, en tanto que del 1 de enero al 30 de noviembre del presente año la cifra de querellas ante el Ministerio Público por ese delito se ubicó en mil 643. Los datos arrojan un promedio actual de cinco vehículos robados por día, en tanto que durante el año pasado la cifra fue de 1.5. Asimismo, en el último año se incrementó más de 10% el robo a casas-habitación, pues el año pasado hubo mil 100 denuncias, mientras que de enero a noviembre de 2011 ya se habían contabilizado mil 222. Entrevistado al respecto, Efraín Naranjo Cortés, integrante del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública, advirtió que “hay todavía una insuficiencia en cuanto a cantidad y a calidad de las fuerzas policiacas preventivas, e incluso ha sido desbordada la capacidad investigadora” de la Procuraduría General de Justicia Estatal (PGJE). Indicó que si bien es cierto que se ha capacitado a agentes como “policía acreditable”, también lo es que no han sido los suficientes para cubrir toda la problemática delincuencial, en particular los robos, pues han sido menos de 300 los elementos capacitados para una población cercana a los 700 mil habitantes. Por otro lado, señaló que no hay una policía que base sus acciones de prevención en la inteligencia, por lo que no hay una policía investigadora eficiente en el área preventiva. Naranjo Cortés, quien también encabeza el Comité de Derechos Humanos no Gubernamental, hizo énfasis en la necesidad de que además de las acciones policiacas contra la delincuencia se ponga en marcha lo que llamó la “contrarreceta”, esto es, aplicar una política pública efectiva de generación de empleos, con el fin de “que la gente que se dedica a robar porque no tiene chamba, pueda ocuparse en empleos mediana y altamente remunerados, dando oportunidades a los jóvenes”.