Exigen cambio de modelo político, económico y social en Oaxaca

martes, 1 de marzo de 2011

OAXACA, Oax., 1 de marzo (apro).- Los pueblos y comunidades indígenas exigieron al gobierno de Gabino Cué cambiar las actuales estructuras políticas, jurídicas, legislativas y económicas que los han mantenido en la marginación, exclusión, opresión, pobreza y abandono.
En el marco del Foro Estatal de los Pueblos Indígenas de Oaxaca, que se realizó en el municipio de San Pablo Guelatao, los participantes cuestionaron la política de Estado, por “integracionista y etnocida”, y exigieron el reconocimiento pleno de la autonomía comunitaria, municipal y regional de los pueblos indígenas, y su irrestricto respeto en la ley y en los hechos.
En su pronunciamiento, emanado de la consulta que se realizó en esa comunidad para la formulación del Plan Estatal de Desarrollo 2011-2016, los indígenas exigieron “que la Ley de Derechos de los pueblos y comunidades indígenas del estado de Oaxaca deje de ser una ley supletoria y se convierta en una ley fundamental con valor igual a todas las demás leyes reglamentarias”.
Tras considerar que la situación se ha agravado profundamente en la entidad, debido a que el régimen político y económico autoritario, caciquil y dictatorial que imperó en la entidad se resiste a los cambios que Oaxaca necesita, demandaron “el respeto y ejercicio de la personalidad jurídica de las comunidades y pueblos indígenas como personas morales de derecho público”.
Entre sus propuestas, 20 en total, destaca la exigencia a las diversas instancias de gobierno, los órganos electorales y los partidos políticos para que respeten de manera irrestricta el régimen político electoral propio (usos y costumbres) de los municipios indígenas.
“A este respecto, es importante manifestar que no permitiremos más agresiones y tampoco permaneceremos callados frente a las tentativas de algunas instituciones y personas de querer socavar los importantes avances que desde el año de 1995 hemos logrado para el reconocimiento de los derechos políticos electorales de nuestros pueblos indígenas”, advierten.
“Nosotros lucharemos por su respeto y vigencia, ya que contribuyen a la democratización, la gobernabilidad y la paz social en Oaxaca”, puntualizan.
También se pronunciaron por la participación y representación de los pueblos indígenas en el Congreso local y en los poderes Ejecutivo y Judicial, a partir de sus propios mecanismos democráticos, particularmente basados en asambleas municipales y comunales.
Ello porque “esta supuesta representación está hoy usurpada por los partidos políticos y un puñado de hombres y mujeres que se han adueñado de los puestos populares, en una actitud caciquil, autoritaria, patrimonialista y totalmente antidemocrática, en el que la participación ciudadana y de los pueblos indígenas no cabe y es vista como un estorbo”, apuntan.
Entre otras demandas están: el reconocimiento de autogobierno indígena; la creación de condiciones para hacer efectiva la participación de las mujeres indígenas en las instancias de decisión comunitarias, municipales, regionales y estatales; el reconocimiento pleno de la propiedad, control, administración, uso y disfrute de las tierras, territorios y recursos naturales de los pueblos indígenas, y el establecimiento de políticas y programas que conserven las semillas nativas y cultivos tradicionales, con lo que rechazan la introducción de semillas transgénicas en su territorio.
Los indígenas también se pronunciaron por el establecimiento de nuevas bases, principios, mecanismos e instituciones para hacer una “revolución educativa en Oaxaca”, que responda a su realidad multiétnica y pluricultural, así como a los estándares de calidad.
Y demandaron el reconocimiento a los medios de comunicación indígenas, en particular de las radiodifusoras comunitarias, “a fin de que presten sus servicios a favor de la promoción del desarrollo integral de nuestros pueblos”.