"La paz no llegará a Oaxaca", advierte la sección 22 del SNTE

viernes, 25 de marzo de 2011

OAXACA, Oax., 25 de marzo (apro).- De nueva cuenta, los maestros de la Sección 22 del SNTE salieron a la calle para exigir la presentación con vida del profesor Carlos René Román Salazar.
Durante el mitin que se llevó a cabo frente al Palacio de Gobierno, el dirigente magisterial, Azael Santiago Chepe, increpó al gobierno de Gabino Cué.
Dijo que a más de 100 días de haber asumido el poder siguen en espera de que la justicia llegue a los maestros.
“Mientras no se castigue a los responsables de la represión de 2006, mientras prosiga la persecución y las cárceles estén llenas de presos políticos, y se mantenga una política excluyente, la paz no llegará a Oaxaca”, advirtió.
Ya en entrevista, declaró que ayer se reunió con el gobernador Gabino Cué, entre otras autoridades estatales, y que les informaron que se han realizado todas las acciones posibles para  encontrar al profesor Carlos René, pero que no ha tenido suerte.
Respecto de las pintas, llamadas telefónicas, la política mediática y los ataques en contra del movimiento magisterial, dijo que “no van a caer en ninguna provocación” para no hacerle el juego a quienes pretenden reeditar el escenario de 2006.
Santiago Chepe insistió en que dentro y fuera del gobierno hay actores que pretenden desestabilizar al gobierno estatal y mencionó el nombre de Jorge Franco Vargas.
“Al hacer un análisis del gabinete (advertimos que) es una suma de muchos referentes políticos e ideológicos y que el viejo régimen no se ha acabado, porque al interior varios funcionarios vienen del PRI, incluso el gobernador Gabino Cué”, puntualizó.
El movimiento magisterial ha dicho “no al reciclaje de funcionarios políticos y sí a una revisión de fondo en el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca, particularmente en las áreas de finanzas”, dijo.
Tampoco “descartamos que al interior del gabinete se hagan cosas sin el conocimiento del Ejecutivo a fin de generar desestabilización en el estado”, advirtió.

Comentarios