Recapturan a dos fugados del tutelar de Monterrey

miércoles, 24 de agosto de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- Elementos de la policía municipal de Escobedo detuvieron a dos de los tres adolescentes que se fugaron ayer por la mañana del Centro de Internamiento y Adaptación para Adolescentes Infractores de Monterrey, Nuevo León. Se trata de Eder Felipe Rodríguez López, de 16 años, quien vive en la colonia Plutarco Elías Calles, al poniente de Monterrey, y de su novia Irma Arlette Ramos Hernández, de la misma edad, con domicilio en el centro de Santa Catarina. Según el parte policial, ambos jóvenes fueron recapturados anoche cerca de las 22:00 horas en el estacionamiento de un centro comercial de Escobedo por alterar el orden público. Presuntamente, ocasionaron daños a un teléfono público. La versión que dieron los detenidos contrasta, sin embargo, con la de los policías. Rodríguez López y Ramos Hernández aseguraron que ellos mismos se entregaron porque no tenían dónde dormir. Tampoco concuerdan las versiones sobre la fuga. Los jóvenes aseguraron que escaparon del centro tutelar por un boquete que había en una malla ciclónica, mientras que las autoridades dijeron que los fugitivos brincaron la malla y después la barda perimetral. Eder e Irma también negaron que hayan provocado una riña para distraer y golpear a dos custodios a fin de huir del inmueble ubicado en la avenida Constituyentes de Nuevo León y Miguel Alemán, en la colonia Parque Industrial Regiomontano. "Estaba abierta la reja y después de que pasó todo vimos el agujero y nos salimos. Nosotros no golpeamos a nadie", dijo Eder Felipe, quien tenía cuatro meses internado por los delitos de secuestro y robo con violencia. El joven comentó que desde que se fugaron caminaron por las calles sin rumbo fijo, aunque pensaron visitar a sus familiares. "Andábamos vagando, vimos la primera patrulla que pasó y les dijimos que ya no queríamos andar de prófugos, teníamos la intención de visitar a los familiares", declaró el menor. Arleth señaló que tenía seis meses recluida por el delito de robo, tras ser capturada por militares en una casa de seguridad en Santa Catarina. Jesús Guadalupe El Chivo, de 16 años, es el tercer joven que escapó y sigue prófugo.