Tabasco: Aprueban en comisión megacrédito solicitado por gobernador saliente

jueves, 15 de noviembre de 2012
VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- La Comisión de Hacienda y Presupuesto del Congreso local aprobó con cuatro votos a favor y tres en contra la solicitud que hizo el gobernador Andrés Granier Melo para contratar un megacrédito de 4 mil 130 millones de pesos. El dictamen bajará mañana al pleno y desde ahora se da por descontado que será aprobado con el voto de la mayoría priista. La inesperada solicitud de Granier, quien dejará el cargo el último día del año, levantó una ola de inconformidad en la clase política y empresarial y en las redes sociales. “Sí, claro que estoy molesto. Tengo 56 días que estoy dialogando con Granier y sólo dos horas antes que se presente la solicitud se me informa de esta nueva operación financiera, entonces, ¿quiere decir que me estaban dando atole con el dedo?”, recriminó el gobernador electo, Arturo Núñez Jiménez, en una entrevista de radio. Si el endeudamiento se aprueba, dijo, el gobierno saliente tendrá que asumir las consecuencias de esta decisión, aunque también dejó en claro que “habrá investigación respecto del nuevo empréstito”. Núñez Jiménez reiteró que el nuevo crédito comprometerá las participaciones fiscales del estado y que será hasta que asuma la gubernatura, el próximo 1 de enero de 2013, cuando tenga información “real” sobre la situación financiera que guarda la entidad. “Voy a tener la información fidedigna cuando esté en funciones, quizá sea tarde para detener el desastre en que se encuentra Tabasco en materia financiera”, lamentó. Por separado, el dirigente estatal del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Roberto Romero del Valle, demandó a los 10 diputados de esa fuerza política que voten en contra de la solicitud de Granier Melo para contratar uno o más créditos hasta por 4 mil 130 millones de pesos, a un plazo de 20 años, poniendo en garantía las participaciones federales de Tabasco. Y a los legisladores priistas –con mayoría en la saliente Cámara de Diputados– les pidió “no vender su voto”, ante los trascendidos de que el gobierno ofrece hasta tres millones de pesos por cada sufragio en favor del nuevo empréstito. En tanto, el Partido Acción Nacional (PAN) señaló que no hay justificación para que el gobierno del estado solicite un nuevo préstamo e “hipoteque” el futuro de los tabasqueños. “Si como señalan que desde el ejercicio fiscal de 2008 hubieron disminuciones de las participaciones federales, entonces a partir de ahí se debió planear con austeridad el manejo de los recursos y no buscar hipotecar al estado faltando 40 días para concluir la administración”, reprochó el dirigente estatal del PAN, Jorge Luis Ávalos Ramón. De su lado, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Tabasco (CCET), Omar Medina Espinosa, propuso a los legisladores aplazar la votación de la solicitud de Granier para contratar más deuda y abrir mesas de análisis con especialistas, “para definir la conveniencia o no de contratar más créditos”. El senador perredista, Adán Augusto López Hernández, aseguró que la saliente administración dejará un estado quebrado en todas sus dependencias. Citó que en su último informe el gobernador Andrés Granier anunció que la deuda del estado era de alrededor de 3 mil 40 millones de pesos, y ahora el secretario de Administración y Finanzas, José Saiz Pineda, dice que es de más de 10 mil millones de pesos. “En pocos días la deuda del estado creció en 7 mil millones de pesos más o menos. Yo diría que la deuda real del estado en este momento, incluso con información sesgada del propio gobierno, es por el orden de los 15 mil 614 millones de pesos”, apuntó. En medio de todo, el secretario de Administración y Finanzas, José Manuel Saiz Pineda, salió al paso y leyó un documento donde justifica la solicitud del nuevo megacrédito. Resaltó que las finanzas estatales entraron en grave crisis por las cinco inundaciones que enfrentó Tabasco desde 2007, además de que hubo una severa disminución de las participaciones federales a partir de 2008, así como disminución del gasto federalizado en educación, seguridad y salud, principalmente. Además, por “daños incalculables” provocados por la pandemia de la influenza y la paralización económica del país en 2009; la recesión económica en Estados Unidos en 2010, con repercusión en México, y los efectos de la grave crisis económica iniciada en Grecia, con repercusión en toda la Comunidad Europea, Estados Unidos y, por ende, en México. Explicó que en 2007 Tabasco dejó de recibir 857 millones de pesos por concepto del Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios de Gasolinas y Diesel (IEPS). En 2008 perdió 8 mil 341.9 millones de pesos por la entrada de la reforma hacendaria y la modificación de la fórmula de participaciones que afectó los recursos financieros del estado. Por todo lo anterior, resumió, en los últimos seis años Tabasco dejó de recibir recursos por 10 mil 739.6 millones de pesos. El dictamen de la solicitud del titular del Poder Ejecutivo para contratar el nuevo empréstito considera que pese a este financiamiento, la entidad seguirá manteniendo un estatus prudencial de endeudamiento, ya que actualmente se coloca como la sexta entidad con menor endeudamiento del país, y con este crédito pasará a la posición número 16 entre las 31 entidades del país y el Distrito Federal.

Comentarios