Tabasco: a menos de un mes del relevo, se van procurador y funcionario de salud

martes, 4 de diciembre de 2012
VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- A menos de un mes del cambio de poderes en la entidad, el gobierno de Andrés Granier Melo comienza a desmoronarse: En el curso de este martes, renunció el titular de la Procuraduría General de Justicia estatal, Gregorio Romero Tequextle, y más tarde fue destituido el director administrativo de la Secretaría de Salud, Adalberto Vázquez Gómez, quien en junio pasado fue sorprendido apostando en lujosos casinos de Las Vegas, con recursos del erario. Como encargado de la PGJ quedó el subprocurador de Procesos, Manasés Silván. La renuncia de Romero Tequextle obedece a que el nuevo procurador de Justicia debe ser designado por el Congreso antes del 15 de diciembre, fecha en que concluye el periodo ordinario de sesiones de la saliente LX Legislatura, a partir de una terna propuesta por el aún gobernador Andrés Granier Melo. En la terna se menciona al diputado local del PT, el jurista Fernando Valenzuela Pernas, a quien hoy el Congreso le otorgó licencia para ausentarse del cargo, un político muy cercano al gobernador electo, Arturo Núñez Jiménez, e integrante del equipo de transición. En relación con el funcionario de Salud, el gobierno del estado, a través de su cuenta de Twitter, informó que el director administrativo de la Secretaría de Salud, Adalberto Vázquez Gómez, fue “suspendido provisionalmente” por la Contraloría del estado, por “no presentar en tiempo y forma estados financieros como lo marca la nueva Ley de Contabilidad Gubernamental”. En tanto se determina “la sanción correspondiente”, asumirá las funciones el subdirector administrativo de la dependencia, José Carlos Fonz Rodríguez. El pasado mes de junio, el periódico La Verdad del Sureste denunció que Adalberto Vázquez Gómez despilfarraba recursos de la Secretaría de Salud en lujosos casinos de Las Vegas, mientras los centros hospitalarios de Tabasco carecen de medicinas y equipos médicos. El diario publicó fotografías del ahora cesado funcionario celebrando con amigos y guapas edecanes en el club nocturno “Pure” del hotel Caesars Palace, uno de los más exclusivos y famosos del mundo, que ofrece a su clientela “nuevos estándares para la vida nocturna de Las Vegas, con disc jockeys progresivos, espectaculares vistas y un estilo muy sexy”. En su publicidad, la empresa destaca que “Pure” ha sido nombrado el club número 1 de Estados Unidos por E Entertainment!, y designado el club más importante de Las Vegas por América Online, Las Vegas Review Journal, Las Vegas Weekly y Las Vegas Citylife. “En estos sitios, el funcionario del gobernador Andrés Granier despilfarra los recursos de la Secretaría de Salud, mientras los tabasqueños claman por conseguir medicinas en los centros hospitalarios”, denunció La Verdad del Sureste. Informó que Vázquez Gómez llegó a la Secretaría de Salud con el gobierno de Granier Melo por recomendación de su comadre Elena Celorio, suegra de Vázquez, y fue uno de los administradores de los recursos para promover al priista Luis Felipe Graham Zapata, titular de la dependencia hasta finales de 2011, en su aspiración por la gubernatura. El 4 de enero pasado, diputados y dirigentes del PRD presentaron una demanda penal ante las procuradurías General de Justicia del estados (PGJ) y de la República (PGR) contra el entonces secretario de Salud, Luis Felipe Graham, como presunto responsable de los delitos de ejercicio indebido del servicio público, abuso de funciones, peculado y tráfico de influencias. El exdiputado federal Rafael Elías Sánchez Cabrales y el legislador local Juan José Peralta Fócil acusaron que Graham Zapata solventó con recursos públicos, quitados a programas hospitalarios correspondientes a 2011, irregularidades por más de 84 millones de pesos del ejercicio 2009 de la dependencia. Sánchez Cabrales explicó que en una auditoría aplicada en 2010 por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) al ejercicio 2009 de la Secretaría de Salud estatal, se encontraron irregularidades totales por 175 millones 697 mil pesos, utilizados indebidamente para renta de bodegas, talleres, oficinas y casas-habitación, así como para pagos a personal administrativo, de limpieza y de medicamentos a precios superiores a los de referencia, y otros gastos no relacionados con la operación del Seguro Popular. La dependencia pudo resarcir alrededor de 96 millones 752 mil pesos, pero quedaron sin solventarse los restantes 78 millones 945 mil pesos, que sumados a intereses daban un total de 84 millones 929 mil 400 pesos. Graham Zapata solicitó mediante oficios a los titulares de las Secretarías de Administración y Finanzas, José Manuel Sáiz Pineda, y de Planeación, Gustavo Jasso Gutiérrez, cancelar 19 programas hospitalarios para utilizar esos recursos y saldar las observaciones por los 84 millones 929 mil 400 pesos. Ambas dependencias avalaron esa petición y así lo hicieron saber en sus oficios de respuesta. Con esa medida, al Hospital de Salud Mental le redujeron programas por 2 millones 700 mil pesos; al del Niño “Rodolfo Nieto Padrón”, 33 millones 322 mil 704 pesos; al de Alta Especialidad “Juan Graham Cassasus”, 22 millones 706 mil 953 pesos; al “Gustavo Rovirosa Pérez”, 17 millones 536 mil pesos, y al de la Mujer, 8 millones 693 mil 415 pesos. Con ello se afectaron diversos proyectos de esos nosocomios, como la compra de medicamentos, alimentos, víveres, material de oficina y limpieza, artículos de laboratorio y mantenimiento de equipos de hospitales, en perjuicio de los ciudadanos, denunciaron los perredistas.

Comentarios