Policías detienen y golpean a reportero en Guadalajara

viernes, 4 de mayo de 2012
GUADALAJARA, Jal., (apro).- Por ser “sospechoso” y “resistir al arresto”, un periodista de la Jornada Jalisco fue golpeado y detenido en el barrio del Santuario, en pleno centro de la ciudad de Guadalajara, según denunció ese rotativo en la edición del viernes 4 de mayo. La mañana del jueves Darío Pereira fue agredido cuando transitaba por el rumbo de Santa Mónica, cerca del cruce con Juan Álvarez, en una acción encabezada por dos elementos de la Procuraduría General de Justicia de Jalisco, al mando del procurador Tomás Cornado Olmos. Los agentes del la PGJ estaban a bordo de una camioneta oficial de color azul y con placas de circulación JR 93002, del estado de Jalisco, y al paso de Darío Pereira uno de los tripulantes bajó y se abalanzó sobre el comunicador, tomándolo por la fuerza de la playera  y exigiéndole que se identificara, “ven para acá hijo de puta”, gritó el policía al reportero, según publicó el diario. Con sorpresa y confusión, Darío dio un paso atrás y levantó las manos. Fue cuando descubrió que su agresor le exigía que se identificara; llevaba una pistola fajada en la cintura y pensó que se trataba de un “levantón”, motivo por el cual intentó oponer resistencia y máxime porque el agresor nunca se identificó. Darío Pereira les informó que trabajaba como reportero: – ¿Por qué te pones así? Si no traes nada para que te resistes – le decía al reportero uno de los agentes mientras lo golpeaba en el cuerpo. –Ustedes no se identificaron, pensé que era un levantón y nunca me dijeron por qué me querían arrestar –respondió el reportero. – ¿A qué te dedicas? –Soy periodista –Por eso te comportas así, se sienten el cuarto poder. Me echaste a perder una investigación de tres meses –reclamó el agente al tiempo que asestaba otro golpe en la cabeza del reportero. Según la nota de La Jornada Jalisco, después del incidente y ya frente al representante del Ministerio Público, los policías investigadores explicaron que el periodista no traía nada ilegal entre sus pertenencias y que lo tenían retenido por resistirse al arresto. El representante del Ministerio Público se acercó con el detenido y le dijo que tenía dos opciones: “te vas con nosotros para reportar que no arrestaron al que andaban buscando o te quedas aquí, pero  tú te pagas tus heridas”. El agente Zaid López y su compañero argumentaron que habían confundido a Darío con un delincuente y que todo se debió a la “mala suerte” del reportero y por caminar en un barrio de “malandrines”. La Jornada Jalisco exigió al titular de la PGJ una investigación sobre el caso y castigo a los responsables de la agresión contra el reportero.

Comentarios