Amenazan a personal de clínica donde mujer parió en el patio

miércoles, 23 de octubre de 2013
OAXACA, Oax. (apro).- Mientras la organización no gubernamental Avaaz ha recolectado unas 50 mil firmas para que el gobernador Gabino Cué cese al secretario de Salud, Germán Tenorio Vasconcelos, por el caso de la mujer que parió en el patio del centro de salud de Jalapa de Díaz, ahora el personal médico fue amenazado por ser los “asesino de los pasiente (sic)”. Al presentarse hoy a su centro de trabajo, el personal se encontró con un desagradable mensaje: una amenaza plasmada en un cartón que pendía de la manija de la puerta de la entrada al consultorio dental, donde les advierten que “si no se van por la buena, será por la mala”. No conformes con que fueron separados de sus cargos “temporalmente” el jefe de la jurisdicción Sanitaria 3, Carlos Cruz Pérez, y el director del centro de salud, René Cruz Cabrera, a través del anónimo se exige “cambio total a esto asesto del bebe fallecido Atte: El pueblo (sic)”. La supuesta amenaza advierte: “Un mensaje a los asesino de los pasiente son Telesforo y Robertina y Carlota, Juliana y Adrian y Tade este par de miserable se tiene que salir por la Buena o por la mala el pueblo está cansado de los asesino de la comunidad CAMbio total a esto asesto del bebe fallecido Atte: El pueblo”. De estos hechos tomó conocimiento la policía estatal y la Procuraduría local para investigar el origen de la amenaza. Por lo pronto, tanto el personal médico como de enfermeras adelantó que presentarán su denuncia correspondiente por las amenazas de que son objeto. El jueves 3 comenzó a circular la fotografía de una mujer pariendo en el patio exterior de la clínica, lo que generó indignación en las redes sociales por la presunta negligencia del personal médico que labora ahí. La señora Irma López Aurelio relató que parió en el patio porque fue ignorada por el personal del centro de salud rural. Pese a la queja, el secretario de Salud informó, a través de un comunicado, que la mujer mazateca se presentó a la clínica Jalapa de Díaz con parto a término y dilatación avanzada, lo que originó la expulsión del neonato antes de que el personal médico la ingresara a las instalaciones. Y agregó “que lo avanzado del trabajo de parto de la mujer y sumado a la falta de personal nocturno provocaron que la madre tuviera a su hijo en condiciones inadecuadas”. “Desafortunadamente la mujer en su desesperación decidió salir hacia la parte posterior de este espacio, donde finalmente nació su hijo, quien presentó buen estado de salud, registrando un peso de 2 kilos 400 gramos y una talla de 48 centímetros”. No obstante, unas 27 organizaciones de defensa de la mujer calificaron el hecho como un caso “paradigmático de violación a los derechos por parte de los servicios de salud, fundada en la discriminación por género, condición de pobreza y etnicidad”. Una semana después se apersonó en el lugar el secretario de Salud, Germán Tenorio Vasconcelos, para auscultar a la madre mazateca y a su bebé, pero sobre todo para tomarse la foto, misma que rápidamente difundió vía Twitter. “Verificando el buen estado de salud de la Sra. Irma y su bebé en la población de Jalapa de Díaz. Me alegra constatar personalmente la buena salud de la Sra. Irma y su bebé. Sabino crecerá para ser un niño fuerte y sano. Velaremos por su salud”, tuiteó a través de su cuenta personal @GermanTenorioV A raíz de ese caso se supo que otras dos mujeres parieron en el patio porque, a decir de ellas, el personal médico se negó a prestarles atención. Por esta razón, Avaaz inició la recolecta de firmas para que no haya más partos en los patios. La ONG confía completar 50 mil firmas para que sean entregadas al gobernador, ya que la situación en la entidad “es grave”, e “Irma no es la primera mujer en sufrir este maltrato, y al menos 80% de mujeres indígenas y campesinas de Oaxaca son sometidas a tratos discriminatorios de este tipo”, asegura Avaaz. Apenas ayer se conoció un caso más de desatención hospitalaria contra José Sánchez Carrasco, un indigente de 38 años originario de Casas Grandes, Chihuahua, quien falleció en los patios del Hospital General de Guaymas, Sonora, donde tenía cinco días en espera de atención médica, servicio que le negaron por carecer de Seguro Social y de dinero en efectivo.

Comentarios