No hay responsabilidad penal por explosión en maquila que dejó 8 muertos

miércoles, 13 de noviembre de 2013
CHIHUAHUA, Chih. (apro).- La Fiscalía General del Estado (FGE) aseguró que en el caso de la explosión en la maquiladora de dulces Blueberry, el pasado 24 de octubre, no se ha encontrado hasta el momento responsabilidad penal. En un comunicado, la dependencia señaló que de acuerdo con el dictamen pericial, no hay un indicador que asegure que la explosión, con un saldo de ocho muertos, haya sido causada por omisión, negligencia o deber de cuidado. El pasado lunes 11, el fiscal Jorge Enrique González Nicolás informó que la FGE no había podido establecer la causa de la explosión, por lo que solicitó apoyo a la Procuraduría General de la República (PGR), y hoy se tenía previsto el arribo de un especialista que determinaría si la causa fue la acumulación de almidón que utilizaba la fábrica de dulces, o una falla en la caja que concentra la electricidad. No obstante, la FGE ya adelantó sus conclusiones, de acuerdo con los avances dados a conocer por peritos en materia de incendios, explosiones e investigación de incendios. Además, las autoridades estatales se han negado a decir quién o quiénes son los socios de la empresa, pese a que el empresario Eloy S. Vallina Lagüera aparece como presidente del Consejo Administrativo de la compañía Accel, que tiene como subsidiaria a Elamex, a la que pertenece la maquiladora de dulces Blueberry. Hasta ahora, los gastos de las personas fallecidas y de quienes resultaron con lesiones por quemaduras se han cubierto con recursos públicos del gobierno del estado. Según los avances que dieron a conocer los peritos adscritos al Cuerpo de Bomberos y la FGE, el accidente no ocurrió en el área de calderas, porque ésta no tiene daños, y tampoco es un desperfecto en las instalaciones de gas porque no tenían instalación de gas natural. De igual manera, descartaron que el incendio se haya originado en el almacenamiento de solventes y sustancias peligrosas, y tampoco –dijeron– fue localizado fallo típico de ignición de explosión e incendio, y mucho menos fue causante del siniestro el uso y operación de la maquinaria por el factor humano. Los peritos aseguraron que llevan un avance de 90% en el trabajo de campo en materia pericial, y el resto será trabajo de interpretación de la información técnica de los especialistas en las áreas. Después de haberse cumplido tres semanas del accidente, el último trabajador que falleció fue Miguel Armando Reyes Castro, cuyo cuerpo llegará mañana a Ciudad Juárez, procedente de Guadalajara, Jalisco, donde fue trasladado para ser atendido de las quemaduras en el Centro Médico Nacional de Occidente del Instituto Médico Nacional de Occidente.

Comentarios