Denuncian detención arbitraria de una mujer por su orientación sexual

jueves, 14 de noviembre de 2013
MÉXICO, D.F., (apro).- Alejandra Isabel Rivera López, de 19 años de edad, fue detenida sin una orden de aprehensión y recluida en el penal de Tonalá, Chiapas, acusada de privación ilegal de la libertad y trata de personas. No obstante, familiares de la joven aseguraron que el motivo real del arresto fue la relación amorosa que Alejandra mantiene con otra chica, cuyos padres, Jorge Sánchez Alemán y Matilde Espinosa Santos, interpusieron la denuncia e incluso obligaron a su hija a declarar contra su “novia”. El pasado domingo 10, un grupo de policías ministeriales irrumpió en la casa de Alejandra –localizada en el municipio de Arriaga, Chiapas–, la sacó por la fuerza y, entre golpes e insultos, la trasladó a la agencia del Ministerio Público. “Cuando la detuvieron eran las 3:30, ahí estaba presente mi madre, una persona ya mayor y enferma de diabetes, ella vio cómo la golpearon; inmediatamente después, el abogado de la familia acudió a defenderla, pero no lo dejaron pasar”, explicó la tía de Alejandra, Bertha Rivera López, al portal de noticias oaxaqueño Noticias Net. De acuerdo con la información difundida en ese sitio, la joven fue retenida hasta el anochecer y obligada a firmar una declaración falsa. Tras ello, fue trasladada a la cárcel municipal y posteriormente al penal de Tonalá, donde aún permanece. La tía de Alejandra reprobó la manera de actuar de los padres de la “novia” de su sobrina, acusada de secuestro, y cuestionó: “Si (la chica) llegó con su papá (al Ministerio Público), ¿dónde está el secuestro?”. “Ni secuestradora ni tratante de personas. La realidad es que desde hace siete meses Alejandra y la otra jovencita decidieron tener una relación de noviazgo que no aceptaban los padres de ésta”, subrayó. Asimismo, dijo que para comprobar que la relación entre las dos chicas fue producto de un mutuo acuerdo, el pasado lunes 11 presentaron ante las autoridades cartas de amor que la jovencita (de la que no se proporcionó el nombre) le mandaba a su sobrina. La familia de la acusada demandó al procurador general de Justicia de Chiapas, Racial López Salazar, que ordene la inmediata libertad de Alejandra y un castigo al agente del Ministerio Público Alejandro Palacios por actuar de forma discriminatoria. “Si de algo estamos seguros es que a mi sobrina la detuvieron como si fuera un delincuente de alta peligrosidad, con golpes y sin posibilidad de defenderse, y ahora la tienen en la cárcel únicamente por su condición homosexual”, remató la tía.

Comentarios