En 600 años ningún Papa había renunciado; "fue un acto honesto": teólogo

lunes, 11 de febrero de 2013
MONTERREY, N.L. (apro).- El teólogo Luis Eugenio Espinoza González consideró que la renuncia de Joseph Ratzinger fue un acto de honestidad, porque reconoció públicamente que ya no es capaz de continuar con la misión pontificia. Aclaró que la renuncia de Benedicto XVI no debe ser tomada como una “tendencia futura”, pues en 600 años ningún otro Papa había tomado una determinación similar. Hay otros puestos en el Vaticano que tienen límite de edad, lo que hace sus posiciones renunciables, como lo es también la del Papa, aunque no lo supiéramos hasta ahora, consideró. “Abrir la puerta a las opciones me parece siempre saludable. Hay un colegio de cardenales que elegirá al Papa, pero si ellos cumplen 80 años ya no votan. A los obispos a los 75 años se les dice que lo más prudente es retirarse, para evitar que anden medio ‘chocheando’. Si lo hacemos con un obispo, pensarlo en un Papa de 85 es una opción considerable, y no creo que se ponga como regla, costumbre o moda. Que un pontífice nos recuerde que hay esta posibilidad, es valioso”, señaló. El doctor en Teología por la Universidad de Lobaina, en Bélgica, señaló que Joseph Ratzinger demostró que a diferencia de lo que se ha creído, un hombre puede separarse del puesto de Papa, y la misma Iglesia, a través del derecho canónico, le da la opción de dimitir, si así lo decide, como ocurrió este lunes. “La vocación que él tiene, como la de cualquier cristiano, es la del servicio, pero creo que es buena enseñanza que el oficio de Papa no es una chamba, no es un matrimonio que no se disuelve más que con la muerte. Es un oficio, una manera concreta de tratar de llevar un proyecto que no termina ni empieza con él, y Benedicto lo deja muy claro. No está abandonando el barco para que se hunda”, aseguró. Tras el anuncio, hay algunos sectores de la población del mundo que reprochan a Benedicto no haber seguido hasta la muerte la misión petrina, como lo hizo Juan Pablo II, quien falleció en el 2005, dijo Espinoza González. Sin embargo, agregó, hay quienes también consideran inadecuado que el pontífice polaco se mantuviera en el solio pontificio hasta los 85 años en condiciones en las que ya no estaba apto para ejercer el puesto, como se observó en sus últimos meses. “Juan Pablo siguió muchísimo la línea de Cristo redentor que es dar la vida y dar la sangre, en su caso la salud, por esta vocación. Me parece que el Papa Benedicto encuentra una línea mucho más pragmática, al tomar conciencia que los asuntos en la vida y de la Iglesia no pueden ser manejados por alguien que no esté en perfecta salud”, explicó. “Así como hay personas que cuestionan a Juan Pablo II por no renunciar a pesar de su salud, habrá quienes cuestionen a Benedicto por hacerlo. Siempre habrá grupos inconformes e insisto, su actitud es válida, la de los dos. En el sentido del liderazgo actual y la presión, se requiere mucho coraje para tomar una decisión así, como la de Benedicto”, consideró el también catedrático de la Universidad de Monterrey (Udem). Consideró que no hay ningún riesgo de que la imagen del Papa saliente se imponga al que lo sustituya, pues Ratzinger, anticipándolo, ha decidido prudentemente anunciar que dedicará sus últimos días a la oración, en privado. Recordó el caso del monje italiano que en 1294 fue ungido como el Papa Celestino V. Renunció por presiones políticas cinco meses después, y su sucesor, Bonifacio VIII, temeroso de que la población siguiera considerándolo legítimo pontífice, lo hizo encarcelar en un convento. Celestino falleció tras 10 meses de encierro. “La postura de Benedicto ha generado claridad. Pese a que tiene un estilo tradicional, pero no ha dejado aceptar que hay cosas esenciales y secundarias. Ha dicho cómo se quiere retirar y a dónde se quiere retirar, señalando que su decisión no es porque se sienta vulnerable políticamente, o que vaya a hacer alguna grilla. Fue muy claro que es por motivos de salud”. “Aunque haya quien lo pueda extrañar, él es testimonio. Los tres primeros años, hacíamos comparaciones de su personalidad con la de Juan Pablo II, el carisma de éste y su cercanía del pueblo. Las comparaciones siempre existirán, pero Benedicto por su salud y personalidad ha dicho que se quiere retirar a un convento, alejarse de estas opiniones”. Pide arzobispo recordar al Papa por profundizar la fe El Papa Benedicto XVI debe ser recordado por sus aportaciones a la Iglesia, particularmente por su decisión para profundizar la fe católica, dijo hoy el arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera López, con motivo de la inesperada renuncia del sumo pontífice. Mediante un comunicado, en el que oficializa la salida del Papa alemán, el prelado destacó las virtudes de quien asumiera el puesto el 19 de abril del 2005 en sustitución de Juan Pablo II, fallecido días antes. “El apostolado que el Papa Benedicto XVI ha realizado, será siempre valorado y recordado, ya que sus enseñanzas, encíclicas, exhortaciones, etcétera, han sido de gran riqueza espiritual para la Iglesia. Un claro ejemplo de su entrega fiel es la convocatoria que él mismo realizó para celebrar un año dedicado a profundizar en la fe”, expresó. Al explicar la renuncia de Benedicto, anunciada hoy debido a “su avanzada edad y falta de fuerzas para ejercer adecuadamente el ministerio petrino”, llamó a la grey católica a recordar “la inolvidable” visita a México, el año pasado, la única que tuvo por estas tierras, la única durante su pontificado. Cabrera López explicó que la renuncia de un Papa está contemplada en el Código de Derecho Canónico, que señala: “Si el Romano Pontífice renunciase a su oficio, se requiere para la validez que la renuncia sea libre y se manifieste formalmente, pero que no sea aceptada por nadie.”  

Comentarios