Denuncian supuesta tortura contra funcionario municipal de Chiapas

martes, 12 de febrero de 2013
TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- Sin ningún mandamiento judicial, agentes de la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJ) retuvieron durante ocho horas al secretario municipal de Palenque, Jaime Cruz Díaz, a quien obligaron a firmar una serie de documentos después haberlo torturado. Luego de manifestar su indignación por el hecho, el alcalde de la localidad, Marcos Mayo Mendoza, aseguró que elementos de la Fiscalía de Distrito Zona Selva aprehendieron a su secretario con la finalidad de implicarlo en una protesta realizada el pasado jueves 7 contra las altas tarifas eléctricas, que terminó con el bloqueo de carreteras por varias horas. En conferencia de prensa, Mayo Mendoza detalló que alrededor de las 17:00 horas de ayer, cuatro agentes de la PGJ aprehendieron a Cruz Díaz cuando se disponía a comer en una fonda, a unas cuadras de la presidencia municipal, y lo obligaron a subir a una camioneta tipo RAM. Durante unas ochos horas, añadió, el funcionario municipal fue privado de su libertad y torturado. Alrededor de las 2:00 horas de este martes fue liberado y de inmediato se le brindó atención médica, debido a los golpes que recibió en todo el cuerpo. El alcalde indicó que tras ser retenido, Jaime Cruz fue obligado a firmar documentos sin conocer su contenido, y forzado a dar información referente al gobierno de Palenque. Señaló que el secretario municipal se ha destacado por ser un luchador social desde hace varios años, y pilar fundamental para que el movimiento ciudadano libre llegara a la alcaldía. En un testimonio que envió por escrito y que fue leído por Mayo Mendoza, Cruz Díaz narró que fue llevado de manera violenta hasta las oficinas de la PGJ en Playas de Catazajá. “Ingresamos al lugar y de inmediato me pidieron que me quitara los zapatos y los calcetines, que fueron los que usaron para ponérmelos en mis ojos. Luego con una venda comenzaron a enrollarme la cabeza a la altura de los ojos y me sentaron en una silla. “Posteriormente, con vendas nuevamente me amarraron mis manos al cuerpo para que no pudiera moverlas, dejándome en ese lugar quizá más de una hora, sin decirme absolutamente nada”, narró. De acuerdo con Cruz Díaz, únicamente escuchaba las voces de las cuatro personas que lo detuvieron al principio, posteriormente lo pusieron de pie y lo obligaron a que caminara en círculos. “Tal vez querían marearme, pasados unos 10 minutos me llevaron hasta un lugar que recuerdo como que fuera el baño, porque en ese lugar tomaron agua y comenzaron a mojar las vendas y me quitaron la ropa quedando solamente en ropa interior”. En todo momento, subrayó, le preguntaron si él había financiado el plantón realizado la víspera. “Y como no respondía a sus preguntas como ellos querían, me pusieron una bolsa con agua en la cabeza y me dijeron que en el momento que les fuera a responder moviera la cabeza como dando señas de que quería cooperar.  Pero como me seguía negando me comenzaron a golpear. Uno de ellos comenzó a golpearme en el cuerpo a puñetazos y siguieron insistiendo e insistiendo hasta asfixiarme, y nuevamente volvían a golpearme”. Añadió: “Aproximadamente una media hora soltaron mis brazos, pero permanecí vendado de los ojos, luego entonces volvieron a vendarme otra vez los brazos y nuevamente una voz masculina me preguntaba que dijera la verdad, que si el presidente había financiado el movimiento, y les respondí que no sabía quiénes organizaban ese movimiento”. El funcionario municipal mencionó que mientras respondía, entre una pregunta y otra metían su cabeza en una bolsa de plástico con agua y la jalaban tan fuerte que sentía que se moría. También le preguntaron si conocía a una persona de nombre Onésimo y les respondió que no. Nuevamente le metieron la cabeza en la bolsa de plástico, y así lo hicieron varias veces. “Al final me llamaron donde quiero pensar que estaban redactando mi declaración. Me acercaron al escritorio, y esta persona que quiero pensar era el (agente del) Ministerio Público, quien no se identificó, comenzó a preguntarme nuevamente lo mismo que me había estado preguntando la persona que me estuvo torturando”. Subrayó que lo obligaron a firmar unos documentos, bajo la advertencia de que si no lo hacía repetirían la sesión de tortura. Sin pensarlo más plasmó su firma en el texto que no le fue permitido leer. Jaime Cruz Díaz dijo que fue liberado alrededor de las 2:00 horas de este martes y que una patrulla municipal lo recogió en el lugar donde lo dejaron los agentes de la PGJ. El alcalde condenó el acto de intimidación hacia el gobierno municipal que encabeza, y adelantó que presentarán una denuncia ante la propia PGJ, ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, para que las autoridades investiguen el caso y los responsables sean juzgados conforme a la ley. Además, exigió al procurador general Raciel López Salazar detener a las personas implicadas en la tortura y que se les lleve a juicio para que sus actos no queden impunes. “No podemos permitir que las primeras acciones de un gobierno sean opresivas y atenten contra los derechos humanos, por ello reprobamos categóricamente este suceso y hacemos pública nuestra denuncia”, sostuvo Mayo Mendoza.

Comentarios