Reportan desaparecidos a 24 policías municipales en Veracruz

jueves, 28 de febrero de 2013
XALAPA, Ver., (proceso.com.mx).- Esposas, padres y familiares de 16 policías municipales de Alvarado, cuyo paradero se desconoce desde el pasado lunes, arribaron al Palacio de Justicia Federal en Boca del Río para pedir el apoyo de la justicia federal para dar con su ubicación. Alvarado es un municipio que se encuentra a 50 kilómetros del Puerto de Veracruz. Apenas el lunes pasado, en las redes sociales se reportó que elementos de la Secretaria de Marina-Armada de México (Semar) catearon las instalaciones de la comandancia municipal, revisaron armas y a oficiales, llevándose a 16 policías de esta corporación. El hecho no fue confirmado por las autoridades del gobierno de Veracruz, ni por la Semar. La tarde de ayer, los familiares de los policías arribaron a la zona conurbada Veracruz-Boca del Río para solicitar a la justicia federal les confirme si sus familiares fueron detenidos por elementos de la Secretaría de Marina, “¿Dónde están?, ¿bajo qué delitos se los llevaron?, o de no ser así, que les desmientan la versión y empezar su búsqueda por otras instancias”. Las esposas de los 16 policías municipales hoy “desaparecidos” se quejaron que en el ayuntamiento de Alvarado –institución encargada de administrar los destinos de la policía municipal-, su alcaldesa, Sara Luz Herrera Cano, se negó a recibirlos. “A tres días de la desaparición de nuestros familiares hemos sido ignoradas por las autoridades de los tres niveles de gobierno, no confirman, ni nos niegan que nuestros esposos y familiares hayan sido detenidos”, indicó una de las mujeres que acudió a manifestarse al Palacio de Justicia Federal. Abigail Prado, esposa de Plácido Hernández Azamar (policía raso), explicó que desde el lunes dejó de tener contacto con su marido: “Espero en Dios aparezca, y pido a las autoridades que nos digan qué pasó con él, nosotros tenemos la certeza de que se los llevaron los marinos, nos dijeron que los sacaron esposados de la comandancia, pero nadie quiere decir nada”. Jorge Alberto Martínez, padre de Maximino Martínez, explicó que incluso el comandante de la Policía Municipal se negó a dar datos sobre el paradero de los 16 policías, entre los cuales se encuentra su hijo. “Quiero de vuelta mi hijo, por otro lado me enteré que se los llevó la Marina, exigimos saber dónde se encuentran”. En otro municipio veracruzano, en Ursulo Galván, en la región del Sotavento, a medía hora de distancia del puerto de Veracruz, ocho policías municipales también desaparecieron sin dejar rastro alguno. Las esposas y familiares de estos oficiales de la Policía Municipal han llevado a cabo más de seis protestas en las últimas semanas, sin encontrar respuesta alguna ni de la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJ), ni de la Agencia Veracruzana de Investigación (AVI), que se han negado a investigar el caso. “Queremos saber dónde están, ya han pasado más de un mes y medio, es una desesperación y una angustia muy grande”, expresó Aurora Montero Moreno, esposa del comandante Agustín Rivera Bonastre.

Comentarios