Granier no dejó dinero ni papeles notariados, responde Núñez

viernes, 8 de marzo de 2013
VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- De “totalmente falsa” tachó el gobernador Arturo Núñez Jiménez la versión de su antecesor, Andrés Granier Melo, en el sentido de que dejó “notariada” toda la documentación de su gobierno en la secretaría de Planeación y Finanzas (Seplafin) y más de 700 millones de pesos en bancos. Al responder la carta del exgobernador, publicada hoy en diarios locales y nacionales, Núñez Jiménez dijo que Granier “absolutamente miente”, pues no hay “un solo documento que esté protocolizado ante notario público”, ni estuvo presente algún fedatario en el momento de hacerse la entrega recepción para dar fe de las cuentas públicas de Tabasco en la Seplafin. Respecto a que el exgobernador dejó 700 millones de pesos en bancos, explicó que en diciembre de 2012, la secretaría de Hacienda, como lo ha hecho con entidades federativas con problemas financieros, aporta recursos para poder cerrar debidamente el ejercicio fiscal y así lo hizo para Tabasco. Sin embargo, al detectar el desorden financiero e identificar un faltante estimado en mil millones de pesos en la Secretaría de Salud, depositó el dinero hasta el 31 de diciembre, último día de gobierno de Granier, “para que ya lo pudiera ejercer la nueva administración de tal manera que pudiéramos arrancar el primero de enero con los gastos básicos”. “De tal manera que no dejó el gobierno del estado 700 millones de pesos, fue el finiquito remitido por la secretaría de Hacienda para el cierre del ejercicio fiscal y temerosa la institución del manejo que se le estaba dando a los recursos, decidió depositarlo el último día del año, para que ya no lo pudiese ejercer el gobierno saliente, sino lo hiciera el entrante”, aclaró. Sobre la disposición de Granier Melo de “aclarar y acreditar” todo el manejo financiero de su gobierno, Núñez respondió en entrevista radiofónica de un medio local: “Pues que bueno que tenga esa disposición porque ayer justamente decía el procurador de la República (Jesús Murillo Karam) si de las averiguaciones previas se desprende una presunta responsabilidad, no solo se le citaría sino se iría por él, pero qué bueno que él esté dispuesto a presentarse y no se tenga que ir por él”. Por su lado, el titular de la Secretaría de Planeación y Finanzas, Víctor Lamoyi, amplió la respuesta al exgobernador Granier y también tachó de “falso” que en esa dependencia se haya entregado “documentación notariada” de todo el manejo financiero de la pasada administración. Mediante un comunicado, aseguró que en las 8 cajas que contienen las carpetas con documentación relativa a la entrega-recepción en esa secretaría, “no existe ninguna página certificada por algún notario público”. Además, el primero de enero de 2013, fecha en que se realizó la entrega-recepción en esa dependencia, “tampoco estuvo presente ningún fedatario público, por lo que ningún contenido de las miles de hojas está notariada”. Por ello, sólo los funcionarios entrantes y salientes de la Secretaría de la Contraloría y testigos de ley, firmaron “las actas de entrega recepción”. Sostuvo que “tan es falsa la aseveración del exgobernador” cuando afirma que en la documentación que entregó demuestra y comprueba el uso de los recursos ejercidos, que durante su propia gestión, en agosto de 2012, denunciaron ante la Procuraduría General de Justicia del Estado el “robo” de una camioneta que contenía varias cajas con documentos oficiales originales. Las cajas, “amparaban los soportes contables y evidencia documental de los gastos de inversión, gasto en seguridad pública y seguridad estatal, contratos, solicitudes, oficios, canje de vales y dictámenes, que respaldaban el ejercicio de recursos de los presupuestos de 2007 a 2012”, menciona Lamoyi en su comunicado y cita que la averiguación previa correspondiente al “robo”, es la AP-FECORO-III-1960/2012. Manifestó que “también es falsa la aseveración de que la documentación entregada comprueba el uso de los recursos ejercidos en distintos programas”, ya que como se reportó a la Secretaría de la Contralaría, “se detectaron recursos por más de 2,600 millones de pesos sin comprobar en qué se ejercieron". “Lo que sí es un hecho, es que se documentó el desvío de recursos federales etiquetados para programas de salud, seguridad pública, educación y otros, por un monto total de 1,918 millones de pesos, como se ha informado a la opinión pública y a las autoridades estatales y federales”, puntualizó. Y en cuanto a los supuestos “recursos disponibles en bancos, por más de 700 millones de pesos”, como asegura en su carta el exgobernador Granier, el funcionario aclaró que, efectivamente, “quedó en caja un monto de 720 millones de pesos, de los cuáles 700 millones de pesos correspondieron a una transferencia realizada por la Federación al Estado de Tabasco el día 31 de diciembre de 2012, específicamente para atender la crisis generada a fines de año en el Sector Salud”. Con los 700 millones de pesos se pagaron, durante los primeros días de enero, “una parte de los adeudos con proveedores del sector salud, lo que permitió que reiniciaran el suministro de medicamentos, gases hospitalarios, alimentos para enfermos y vacunas a los hospitales”. Lamoyi informó que los adeudos con proveedores y otros particulares son superiores a los 2,320 millones de pesos, “y la anterior administración no dejó en caja los recursos necesarios para cubrirlos, ni partida presupuestaria para pagar dichos adeudos en el presupuesto egresos de 2013”. Asimismo, destacó que los pasivos que dejó el gobierno de Andrés Granier, y que no reportó en las actas de entrega-recepción, “a la fecha suman ya casi 18 mil millones de pesos, lo que es una clara muestra de la irresponsabilidad con que se manejaron las finanzas públicas del Estado de Tabasco”. Finalmente, resaltó que la transferencia por 700 millones de pesos que menciona en su comunicado el exgobernador Granier, “fue efectuada por la Federación al mediodía del 31 de diciembre de 2012, y obedeció a gestiones realizadas por el Gobernador Arturo Núñez Jiménez”.

Comentarios