Se entrega plagiaria de recién nacido

martes, 7 de mayo de 2013
MONTERREY, N.L. (apro).- Atemorizada por el escándalo que desató al robar del Hospital Metropolitano a un recién nacido, María de Lourdes Hernández Pérez, de 34 años de edad, se arrepintió de su acto y decidió entregarse a las autoridades. Jorge Domene Zambrano, vocero de seguridad en el estado, informó que la mujer originaria de Matamoros, Tamaulipas, se presentó a las 23:30 horas de ayer en las oficinas de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) con el bebé en brazos. En sus primeras declaraciones, dijo que había sustraído de un cunero al recién nacido de nombre Ricardo, porque hace dos meses perdió al bebé que esperaba. Por lo pronto, las autoridades investigan si hubo complicidad de personal del nosocomio administrado por el estado. Hernández Pérez dijo que tiene cuatro hijos y que sólo quería sentir otra vez a un bebé en sus brazos, después de abortar. Los papás del niño, quienes residen en el municipio rural de Salinas Victoria, anunciaron que bautizarán al menor con el nombre de Ricardo de Jesús, debido a que se encomendaron a Cristo para recuperarlo. La plagiaria decidió entregarse a las autoridades por la presión que sufrió al ser boletinada, pues suponía que en cada esquina había una patrulla con policías que la apresarían. María de Lourdes había acudido un día antes del robo al Hospital Metropolitano ubicado en el municipio conurbado de San Nicolás a ver al bebé, y a revisar las instalaciones. El drama inició el lunes a las 11 de la mañana, cuando la plagiaria se presentó como tía de Ricardito y tomó al bebé del área de cuneros, que supuestamente cuenta con vigilancia permanente de las enfermeras. Una hora después la madre, Isabel Hernández Alfonso, preguntó por el pequeño y al no encontrarlo fue lanzado el Código Rosa, como definió la Agencia estatal de Investigaciones la alerta en el hospital, para cerrar los accesos e impedir la entrada y salida de personas. Después de revisar a cada una de los ocupantes del inmueble, así como sus pertenencias y todas las instalaciones, se determinó que la secuestradora había salido con el bebé, por lo que fue activado el Código Ámber para pedir a la comunidad ayuda para encontrar a la víctima. Durante las indagatorias los agentes ministeriales encontraron que el Hospital Metropolitano cuenta con cámaras de vigilancia, pero al momento del secuestro estaban averiadas y no grabaron el delito. El gobernador Rodrigo Medina de la Cruz dijo esta mañana que ya había una investigación en curso para determinar quién era el responsable del funcionamiento de las cámaras, para aplicarle una sanción administrativa por su falta. En este mismo hospital, el 15 de octubre del 2009 fue secuestrada la pequeña Amanda Vanessa Carrizales a las 18 horas de nacida. Su plagiaria, María Victoria Quezada Silva fue detenida cinco días después y la bebé fue rescatada ilesa. La secuestradora recibió una sentencia de 23 años de prisión.

Comentarios