Denuncian abuso sexual y maltrato en centro de rehabilitación para menores

sábado, 1 de junio de 2013
CHIHUAHUA, Chih. (proceso.com.mx).- Familiares de menores de edad internos en dos centros de rehabilitación interpusieron una denuncia por presunto abuso sexual y agresión física cometidas en el interior de los establecimientos en perjuicio de varios adolescentes, informó la Fiscalía Zona Centro. El abogado y asesor externo del gobierno estatal, Gerardo Silva y Mario Martínez fueron detenidos la tarde del viernes acusados de maltrato y abuso sexual contra los jóvenes. Martínez, de 41 años, era “padrino” en el centro de rehabilitación femenil, donde estaba escondido. Este tipo de centros de rehabilitación dependen del Instituto Femenino de Atención a las Adicciones (IFAA), donde son internados los menores con problemas de drogadicción. Los padres pagan 3 mil pesos por el ingreso y entre 500 y 900 pesos por semana. Algunos padres relataron que hicieron grandes esfuerzos para que sus hijos -que mostraban conductas violentas en casa- estén bien atendidos en dicho lugar, pero resultó peor. Las denuncias por maltrato fueron interpuestas por los mismos padres, quienes se percataron que sus adolescentes traían moretones y además eran amenazados. Ante los reclamos, indicaron que los encargados de los centros de rehabilitación -que ahora están cerrados- alegaban que los adolescentes pretendían chantajearlos para abandonar el internamiento. La Procuraduría de Asistencia Jurídica y Social del DIF estatal dio vista al Ministerio Público para que investigue las denuncias anónimas por maltrato y se tipifiquen los delitos correspondientes, informó la titular de la dependencia, Silvia Manuela Vázquez Lazcano. Ayer a las 14:00 horas, la funcionaria ofreció una rueda de prensa para “aclarar” que el DIF denunció con el fin de que se investigue la situación. Sólo 10 niños varones estaban bajo la tutela del organismo, pero a partir de una serie de cateos realizados en los centros de rehabilitación, asumió la custodia de todos ellos hasta que concluyan las averiguaciones. Indicó que dependerá de cada caso el tiempo que los jóvenes permanecerán bajo tutela de la autoridad. Agregó que las víctimas son menores de 18 años, aunque los padres afirman que incluso hay niños de 12. Después de la conferencia, las autoridades del DIF citaron a los padres para explicarles la problemática. Los parientes de los jóvenes estaban molestos porque durante dos días no supieron nada sobre su situación, ya que fueron llamados a declarar. Sólo algunos de padres han tenido acceso a dichas declaraciones. Uno de los padres de los adolescentes aseguró que un comandante de la Fiscalía, de apellido Chávez, les prohibió hablar con la prensa porque podían entorpecer la investigación. Otros más aseguran que las denuncias han sido por maltrato, prostitución y asociación delictuosa contra los jóvenes. El miércoles pasado, un grupo de policías ministeriales fuertemente armado ingresó al centro de rehabilitación varonil y sacó de las instalaciones a 23 hombres de entre 12 y 17 años. Días antes dos menores escaparon del lugar, uno de ellos de origen colombiano, lo que dio pie a la denuncia por maltrato. Ayer al mediodía, la Policía estatal también cateó el centro de rehabilitación femenil ubicado en la calle Coronado número 419 en el centro de esta ciudad, a unas cuadras del otro establecimiento. Los elementos policiacos trasladaron a 33 niñas y adolescentes. Además de Gerardo Silva, a quien se señala como el responsable de violación contra por lo menos ocho menores, hay otra persona implicada llamada Aarón (quien podría ser Mario Martínez) y la directora del centro de rehabilitación varonil, Marcela Martínez de Haro. En la entidad hay mil 96 menores recluidos en diferentes albergues bajo tutela del DIF. Algunos operan como centros de rehabilitación. De acuerdo con la subprocuradora especializada en atención a personas menores de edad, Naria Iveth Rodríguez Estrada, por semana reciben alrededor de 30 denuncias anónimas contra albergues y centros de rehabilitación para menores. Aseguró que a todos los establecimientos se les hacen revisiones continuas, y en el caso del IFAA no registraba anomalías.

Comentarios