Pide Guanajuato más vigilancia federal en su frontera con Michoacán

martes, 14 de enero de 2014
GUANAJUATO, Gto. (apro).- El gobierno estatal solicitó a las autoridades federales apoyar con más elementos la vigilancia en su frontera con Michoacán ante los roces entre militares y autodefensas, así como por el envío de más efectivos a territorio michoacano. El secretario de Seguridad Pública estatal, Álvar Cabeza de Vaca Appendini, acudió hoy a la reunión de coordinación con autoridades federales efectuada en Michoacán, donde pidió la ayuda a nombre del gobierno guanajuatense. Actualmente, dijo, se realizan operativos conjuntos en los cruces carreteros de la frontera sur de Guanajuato, mismos que abarcan territorio de nueve municipios que colindan con Michoacán: Acámbaro, Moroleón, Uriangato, Coroneo, Jerécuaro, Tarandacuao, Valle de Santiago, Huanímaro, Pénjamo y la comunidad de Santa Ana Pacheco, vecino del michoacano La Piedad. Mientras, el gobernador Miguel Márquez advirtió que en la frontera con Michoacán “no se puede bajar la guardia en ningún momento”. Por ello, anunció la multiplicación de esfuerzos en conjunto con el Grupo de Coordinación en el que participan la Procuraduría General de la República (PGR), Ejército y Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen). Márquez reconoció que los límites con Michoacán representan la zona más compleja en violencia y seguridad. Entonces, pidió al gobierno federal cerrar filas y respaldar a Guanajuato en su vigilancia. Incluso, informó que las Fuerzas de Seguridad Pública Estatales (FSPE) tomaron el control de la vigilancia en varios municipios pequeños del sur de la entidad, como Tarandacuao, Jerécuaro y Coroneo, cuya fuerza es insuficiente para atender este tipo de contingencias. El gobernador destacó que “hay algunos municipios en que ya tenemos literalmente el manejo, como en Xichú, Atarjea, Victoria; ahí la seguridad está totalmente a cargo del estado. Coroneo y Jerécuaro ya hicieron la solicitud, vamos a tomar el control total. En Tarandacuao ya está la seguridad a nuestro cargo. Son municipios en zonas limítrofes, estos últimos en el sur; es muy difícil para ellos hacerse cargo de la seguridad y entramos para coadyuvar”. En el caso de Moroleón y Uriangato –donde se han registrado varias ejecuciones y en que empresarios del ramo textil han denunciado extorsiones y cobro de piso–, Márquez informó que hay despliegue de elementos de las FSPE para reforzar la vigilancia.  

Comentarios