"Aguirre borracho, libera a los muchachos", el reclamo ciudadano en Chilpancingo

domingo, 12 de octubre de 2014
CHILPANCINGO, Gro. (proceso.com.mx).- "Aguirre borracho, libera a los muchachos", fue el clamor de ciudadanos que marcharon este mediodía en la capital de la entidad para exigir la presentación con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa que permanecen desparecidos desde hace tres semanas. Por su parte, autoridades federales y estatales que participan en las labores de búsqueda de los estudiantes, aún no pueden determinar el paradero de las víctimas y la indignación popular cada día es proporcional a la falta de resultados del gobierno. Ello a pesar de que las autoridades tienen conocimiento que una pandilla identificada como Los Peques, uno de los brazos armados de la banda Guerreros Unidos, participaron en el ataque, junto a policías municipales de Iguala, contra normalistas de Ayotzinapa. Ayer, Proceso dio a conocer, a través de una nota difundida en su portal, que informes oficiales indican que este grupo de sicarios habrían salido de Iguala y actualmente se refugian en la comunidad de Carrizalillo, municipio de Eduardo Neri, donde permanecen escondidos desde hace dos semanas luego de que al menos 100 delincuentes se posesionaron del poblado. Los informes refieren que los hermanos Víctor El Oso; Mateo El Gordo y Salvador El Chava Benítez Palacios, propietarios del auto lavado Los Peques, ubicado sobre la calle Juan N. Álvarez de la ciudad de Iguala, participaron junto policías municipales en el ataque y detención de normalistas. La pandilla de Los Peques está al servicio de los hermanos Ángel, Adrián y Sidronio Casarrubias Salgado, hermanos de Mario Casarrubias, el fundador del grupo delictivo Guerreros Unidos, afincado en las ciudades de Mérida, Querétaro, Iguala y Estado de México, indican los informes. Por su parte, cerca de 500 ciudadanos marcharon y realizaron un mitin en el centro de Chilpancingo para exigir justicia y la aparición con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa. En medio de consignas y críticas en contra de la clase política vinculado a la delincuencia, los manifestantes recorrieron las calles del primer cuadro de la capital portando cartulinas y vestimenta blanca. "Ojo por ojo y diente por diente, lo mismo al gobernador para que vea lo que se siente",  gritaban en coro hombres y mujeres, quienes destacaban una de las características negativas del mandatario al lanzar: "Aguirre borracho, libera a los muchachos". La protesta fue convocada por el empresario capitalino Pioquinto Damián Huato, quien durante el mitin reiteró que la masacre de seis personas y la desaparición de 43 normalistas  de Ayotzinapa en Iguala sintetiza la corrupción, impunidad y violencia que se vive en la entidad donde políticos y autoridades de los tres niveles han cedido espacios completos a la delincuencia. En tanto que normalistas y miembros del magisterio disidente tomaron radiodifusoras para transmitir el mismo mensaje de justicia y la aparición con vida de los estudiantes desparecidos. También, tomaron la caseta de peaje de la autopista Del Sol, ubicada en el poblado de Palo Blanco, donde pidieron cooperación a los automovilistas que circulaban por esta importante vía que conecta el centro del país con el puerto de Acapulco. Así transcurrió otro día de protestas en la entidad, donde diversos sectores de la sociedad se han unido a la demanda de exigir justicia por el caso Ayoztinapa y castigo para las autoridades y políticos ligados a la delincuencia porque consideran que ellos son los responsables del clima de inseguridad que se vive en Guerrero.

Comentarios