Denuncian hostigamiento contra periodistas del noroeste

miércoles, 8 de octubre de 2014
MONTERREY, N.L. (apro).- La Red de Periodistas del Noroeste hizo un llamado a las autoridades estatales y municipales de la región para frenar el clima de hostilidad que pesa sobre los trabajadores de la comunicación. En particular sobre los reporteros Julio Dávila Martínez y Joseph González. El primero fue detenido en esta ciudad el pasado lunes 6, acusado de “halconeo”, una figura tipificada en el Código Penal estatal como delincuencia organizada, cuando lo único que hizo fue tomar fotos de unidades de la Policía Ministerial que resguardan al titular de la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJ) y que se encontraban mal estacionadas afuera del Palacio de Gobierno. Según la Red, la imputación que se le hace es falsa, por lo que exigió su liberación inmediata. A esa petición se sumaron diputados del Congreso local y la alcaldesa Margarita Arellanes. Esta última incluso prefirió ausentarse del evento que encabezó en esta ciudad el presidente Enrique Peña Nieto para acudir a la casa del arraigo, donde se encuentra detenido Julio Dávila. El Congreso estatal decidió crear una comisión especial para investigar el caso. La comisión la integran los legisladores del PAN, José Luis Galván y José Juan Guajardo, este último presidente de la Comisión de Derechos Humanos. En la vecina ciudad de Saltillo, Joseph González, conductor de un programa de radio, denunció por su parte que desde hace algunos días ha estado siendo víctima de hostigamiento policiaco, debido a sus denuncias sobre abusos de la corporación contra la ciudadanía. “Ayer dos camionetas sospechosas me siguieron, no me dijeron nada, sólo me observaron de todo a todo, y hoy de madrugada siguieron a mi padre unos oficiales, lo detienen, dialogan con él y su pareja y otro acompañante, y luego les quitan su dinero”, denunció González. Posteriormente, refirió que arribaron otras dos unidades y bajaron a su padre, junto con su pareja, y se lo llevaron detenido. La camioneta fue abandonada a un costado de la comandancia y cuando liberan a la pareja de su padre el vehículo ya no estaba. Su padre se quedó encerrado, sin acusación formal. El conductor de radio aseguró que el acoso contra él y su familia se debe a sus denuncias públicas por abusos policiacos. “Si les incomoda lo dicho hace días en mi programa lo tengo sustentado y no me van a callar”, concluyó. La región noreste registra el mayor número de reporteros desaparecidos.

Comentarios