Desbandada en el PRD Guerrero; acusan que el partido extravió sus principios

miércoles, 10 de diciembre de 2014
CHILPANCINGO, Gro. (apro).- Por considerar que se cambiaron los ideales por un “imposiciones, pragmatismo degenerativo y antidemocracia interna”, un grupo de fundadores y dirigentes del PRD en la entidad renunciaron a su militancia en este partido político. Este hecho ocurre a un día de que miembros del magisterio disidente irrumpieron en una reunión donde dirigentes perredistas negociaban alianzas políticas con representantes del Movimiento Ciudadano (MC) y los obligaron a marchar en esta capital portando una manta con la leyenda: “Somos ratas del PRD”. Encabezados por el exdirigente estatal, Eloy Cisneros Guillén, uno de los fundadores más emblemáticos del partido en la entidad, los renunciantes lamentaron que en el PRD se aceptó como militantes a “personajes de mala reputación”. En conferencia realizada esta tarde en un restaurante de esta capital, Cisneros Guillén lamentó que la actual dirigencia estatal del PRD no haya fijado una postura enérgica para condenar y exigir justicia por el caso Ayotzinapa. Al respecto, dijo que el alejamiento de los principios ideológicos mantiene hundido al PRD en el “descrédito”. Por su parte, el también exdirigente estatal y exsenador por el PRD, Saúl López Sollano, aseguró que este partido ha dejado de estar al servicio de pueblo y acusó a los actuales dirigentes de convertirlo en “instrumento para conseguir poder”. “El partido se ha convertido en una maquinaria electoral y muchos de sus dirigentes lo dicen así, es una maquinaria electoral, y lo más grave, al ser empresa, que tiene acciones, éstas son compradas a la ideología, a la historia, y así es como es más fácil ser penetrada por grupos delincuenciales”, indicó López Sollano. Los expresidentes estatales del PRD que renunciaron son Eloy Cisneros Guillén, Saúl López Sollano, Ranferi Hernández Acevedo y Félix Salgado Macedonio. Los inconformes plantearon que la “descomposición ideológica” de los dirigentes del PRD desvirtuó el espíritu de izquierda de este partido que nació de la lucha de un proceso electoral, impulsada por el excandidato presidencial, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, quien también recientemente renunció a su militancia. Al respecto, señalaron que este domingo celebrarán su segunda asamblea estatal donde esperan que Cárdenas les indique el camino que deberán seguir, pero afirmó que existe la posibilidad de unirse al partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena). También señalaron que la presencia de Los Chuchos a nivel nacional –Jesús Ortega Martínez y Jesús Zambrano Grijalva– y su réplica en Guerrero llevaron al PRD a que se alejara de los movimientos sociales y asumiera una actitud omisa frente al caso Ayotzinapa. “Es un partido desfigurado, no es un partido de izquierda, es una burocracia que administra migajas al servicio del poder”, acusó Antonio Pérez Díaz, exdirigente del PRD en Chilpancingo. Por su lado, Alberto López Rosas, exalcalde de Acapulco, también se sumó a quienes confirmaron su salida del PRD, debido a que "los últimos acontecimientos violentos me convencieron de que tenía que tomar la decisión de renunciar de manera irrevocable a mi militancia”. El exedil de Acapulco reveló, en rueda de prensa, que el 7 de septiembre le fue negado el derecho a votar en las elecciones internas de ese instituto político, no obstante una resolución del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF). López Rosas dijo que sale con sus derechos políticos a salvo a pesar de que afrontó los efectos de los hechos lamentables del 12 de diciembre del 2011, en la Autopista del Sol, donde un desalojo policiaco culminó con el asesinato de dos normalistas de Ayotzinapa. “Sin responsabilidad en cuanto a lo acontecido, así lo han declarado las autoridades federales. Sólo mis adversarios de adentro y fuera del partido me lo imputan para sus propios logros", justificó. Pese a ello, López Rosas continúa al frente de la Secretaría del Trabajo estatal, cargo al que se incorporó en la administración del ahora gobernador con licencia Ángel Aguirre, después de salir de la PGJE por la muerte de los dos normalistas ocurrida hace tres años.